Cuando son los demás los que hacen fracasar tu negocio

A la hora de montar un negocio, contar con un asesoramiento en materia legal y jurídica adecuado, se convierte en una clave de éxito en un país donde las administraciones son las grandes trabas del emprendimiento.

Hay una situación recurrente cuando iniciamos una relación de apoyo y consultoría con un equipo de emprendedores: el gesto de indefensión y miedo con el que responden a preguntas sobre su situación en la Seguridad Social, o si están constituidos como empresa o no, o cómo van a facturar, o si están dados de alta en Hacienda. Nosotros, que no somos en absoluto expertos en la materia pero sí tenemos el recorrido de la experiencia, les derivamos a Patricia, nuestra partner en estos asuntos. Ella, se convierte así, como lo es para nosotros, en su guía y tabla de salvación para una tarea espinosa y difícil: la de lidiar con las administraciones públicas.

Apoyo legal emprendedores

Banco de imágenes de Creative Commons, autor Stefan Rheone

Porque qué duda cabe que si, pese a todos los millones de inconvenientes, minas y trampas en el camino, sustos y elementos desincentivantes que te ponen las administraciones, pese a todo eso consigues sacar adelante tu negocio será porque hayas tenido a tu lado una mano amiga.

No hay nada peor en este país cuando inicias un negocio que todo lo que representa su legalización. Nada es comparable con eso. Se lo decimos a nuestros emprendedores y mentorizados. Lean startup no vale para esto, y mira que lo siento.

Los trámites para crear una empresa y/o para dar de alta una actividad profesional / mercantil son una auténtica carrera de obstáculos cargada de trampas, un campo de minas. He visto gente brillante en sus profesiones, auténticos expertos, balbuceando al hablar de ello. Lejos de facilitarte la tarea y dejarte que te centres en lo que tienes que hacer: levantar tu negocio, las administraciones públicas parecen disfrutar retorciéndote entre papeles absurdos, impuestos ininteligibles, notificaciones amenazadoras y un sinfín de elementos de tortura más.

Es rotundamente falso que te ayuden, todo lo contrario. En cuanto empiezas a existir jurídicamente empiezan a caer sobre ti como las siete plagas, creo sinceramente que hacen apuestas para ver cuánto resistes. Tú olvidas una fecha, o rellenas mal un papel, o no cumplimentas a tiempo un formulario, y rápida e inexorablemente el ojo del gran hermano que todo lo ve te localiza (créeme, en cualquier lugar y por cualquier medio) para infligirte el peor castigo que pueda (en función de lo que ellos llaman “la ley”, “el procedimiento sancionador”, o cualquier cosa que se les ocurra). Eso sí, tú cada día ves cómo gente mucho más poderosa que tú (infinitamente más poderosa) se libra de la cárcel después de habernos robado a todos los españoles, le perdonan multas por “haberse arrepentido” y declarar sus faltas, y otras tantas patrañas como estas.

Esta es la realidad de España con los emprendedores. No os creáis ni una sola palabra de todo eso que cuentan sobre las nuevas leyes que facilitan no sé qué cosa a los autónomos (de hecho, después descubres que sólo es aplicable en unos pocos casos). Nuestras administraciones sólo persiguen una cosa: su afán recaudatorio. Eso sí, un afán que sólo emplean con los más débiles, aquellos que no tienen siquiera la oportunidad de buscar argucias con las que defenderse.

Yo, que he trabajado unos cuantos años para una administración, sé muy bien lo que cuesta cambiar un procedimiento administrativo, modificar aunque sólo sea ligeramente el lenguaje con el que la Administración se relaciona con sus ciudadanos – una expresión y un vocabulario de otro planeta -, ya no digo alterar una norma, casi un imposible. Hacen falta muchas agallas y una resistencia numantina para enfrentarse con toda una maquinaria rodada que mira sólo hacia dentro y nunca hacia quienes tiene que servir (y quienes le pagan la ronda, todo hay que decirlo). Pero si hay un campo de acción para la política es este – no digo que sea el único, ni muchísimo menos, pero sí es muy necesario -.

¿Qué papel tienen las administraciones en el emprendimiento? Hoy por hoy, el de creo que el boicoteadoras, no me cabe duda. Ojalá algún día pueda decir otra cosa.

Por eso, volviendo al principio del artículo, si algo recomendamos a nuestros emprendedores es que desde el primer día se busquen el mejor aliado que puedan pagar en materia legal, jurídica, fiscal… Es un error que puede hacer fracasar sin duda tu negocio no tener en cuenta esto. Y si eso ocurre, es lo más triste que te puede pasar como emprendedor, porque comprenderás que han sido los demás los que han dado al traste con tus sueños.

 

También te puede interesar…

Consultoría enfoque humanista Firmar un contrato digital online Ser tu propia empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *