Bootstrapping o como innovar emprendiendo de forma barata

Ahora mismo vemos grandes empresas, con negocios muy innovadores, con cifras y mareantes, pero si estamos emprendiendo y queremos innovar en cualquier campo, el bootstrapping es un paso obligado que nos enseña que no son necesarios grandes recursos para obtener nuevas ideas de negocio.

Quizá sea una sensación, pero creo que cuando se habla de startups (sobre todo tecnológicas) se habla mucho de rondas de inversión y una especie de glamour alrededor de todo ello. Como muy bien comentamos a nuestros mentees, no hay mejor inversión que las que nos dan los clientes. No hay nada más sano para una compañía que encontrar ese crecimiento orgánico que te dan las ventas con clientes reales (significa que has sido capaz de encontrar el encaje problema-solución y alguna pincelada tienes de su encaje solución-mercado) y entonces, en ese momento, vendrán los inversores sin que los llames.

Bootstrapping innovar emprendimiento

Banco de imágenes de Creative Commons, autor Gaye Launder

Pero mucho antes de que se produzca este hecho, hay estadíos previos que cualquier startup debe atravesar. Si definimos una startup como una organización que está buscando su modelo de negocio, propuestas como Lean Startup y Customer Development (con su enfoque similar a cualquier proceso de innovación basado y centrada en personas) nos conlleva a tener una mentalidad bootstrapper (es decir, que hace bootstrapping)

¿Qué significa ser bootstrapper? Traído al castellano como “trampero” viene a ser aquel que tiene un enfoque que aprovecha todo lo que tiene a su alrededor, a su alcance, para no gastar dinero, sobreviviendo con lo poco que hay. Si lo traemos al mundo emprendedor, consiste en aprovechar todos los recursos gratuitos que hay alrededor para conseguir disipar la incertidumbre que hay alrededor de mi modelo de negocio. Si se considera cuáles son las principales carestías que tiene un emprendedor normal, el tiempo y el dinero son la gasolina para encontrar los encajes que hacen un negocio rentable.

Consideremos que estamos preparando un nuevo producto o servicio (sobre todo para tipos de negocio B2C), cualquier herramienta que nos permita validar las distintas hipótesis sobre las que se basa el negocio es buena, pero si estamos intentando tener más posibilidad de fallo, poder validar estas hipótesis de una forma rápida y barata nos permite tener un margen que puede ser fundamental para encontrar las palancas que solucionen problemas al segmento de cliente al cual se dirige y, si podemos, validar cuáles son las relaciones y canales que hacen posible la prestación o venta del producto o servicio diseñado.

Por este motivo, el libro de Seth Godin llamado “La biblia del Bootstrapper”  se basa en recomendar a través de unas pequeñas reglas sobre la gestión económica y de los recursos que se deben emplear en la búsqueda de modelos de negocio, sobre todo si son innovadores. Si lo extrapolamos a cualquier proyecto de innovación, si partimos de la base de la gran incertidumbre que supone validar los insights obtenidos desde la fase de exploración y de las propuestas lanzadas desde la ideación, hacer prototipos muy baratos y muy rápidos supone un ahorro significativo de los recursos más escasos.

Por este motivo, cuando se esté pensando en Productos Mínimos Viables o Servicios Mínimos Viables, sobre todo en las primeras fases de prototipado, no hay que preocuparse sobre la calidad de lo que estemos planteando. Ya tendremos tiempo, una vez que se valide con los usuarios o clientes nuestras propuestas, de ofrecer una propuesta de valor que realmente se pueda percibir como especial por sus clientes.

Por lo tanto, si hoy nos enfrentamos a un reto de innovación (como es una startup, qué es innovación en estado puro) no olvidemos que los recursos son muy limitados y se debe pensar en una mentalidad que incentive el ahorro de tiempo y recursos hasta que los clientes o usuarios aprecien ya la solución aportada.

 

También te puede interesar…

 
Bootstrapping en negocios “normales” Un buen encaje producto-mercado Validar con Customer Development

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *