Branding 2.0

Intentar elaborar una comunicación branding 2.0 usando los viejos paradigmas de la comunicación tradicional sería igualmente un fracaso.

La comunicación de marca en el mundo 2.0 no es una función distinta a la de la comunicación off y ambas forman parte de la estrategia general de marketing que es parte fundamental de la estrategia corporativa. De hecho, uno de los errores más comunes de las empresas suele ser, precisamente, el intentar separar la estrategia de comunicación digital de la estrategia global de la Organización.

Irie Revoltes @ SO36 (2)

Banco de imágenes de Creative Commons, autor Montecruz Foto

Por otro lado, intentar elaborar una comunicación branding 2.0 usando los viejos paradigmas de la comunicación tradicional sería igualmente un fracaso. Ya hemos hablado en algún post  de cuán diferente es el cliente y lo que espera de la comunicación. En la comunicación clásica, se “empaquetaba” el mensaje que se quería hacer llegar a la audiencia; en general, cuántos más recursos se gastasen en generar más impactos, más eficiente era la estrategia de comunicación.  Ahora no se trata impactar una y otra vez en la audiencia sino de generar, en torno a la marca, un movimiento. Las marcas ahora son, más que nunca, dinamizadores.

El reto de la marca es encontrar ese “leitmotiv” que consiga aglutinar a todo un conjunto de personas identificadas, comprometidas, con él. La marca actúa como un líder carismático y sus clientes son sus fans, sus seguidores. Pero hay que recordar que, por regla general, los líderes no inventan a los grupos sino que son capaces de captar esa necesidad, esa inquietud del grupo, y ponerse a la cabeza para liderarlo, para liderar el movimiento.

Por tanto, una marca que realmente quiera triunfar en su branding 2.0 tendrá que ser capaz de identificar un aspecto emocional que genere grupo y construir y erigirse como ese espacio (virtual) donde la gente que siente lo mismo se une y se conectan entre ellos.

Realmente el significado de estas afirmaciones otorga al mundo de las redes ese valor social. En el mundo tradicional la capacidad económica y financiera de una marca determina su notoriedad; en este nuevo mundo la notoriedad y, más aún, la relevancia no necesariamente vienen de la mano del poder del dinero sino que resulta mucho más importante ser capaz de generar un valor para la comunidad a la que representa.

Frente al carácter invasivo de la comunicación tradicional, el factor atracción: la marca tiene que ganarse el prestigio, la credibilidad, el derecho a estar ahí en la mente de los clientes y mantenerse en el tiempo, estableciendo con ellos un diálogo de igual a igual, en un marco de colaboración y respeto mutuo.

Es por eso que la función de marketing no va tanto dirigida a conseguir transacciones comerciales (aunque ese sea el resultado último esperado) sino a ganar y mantener en el tiempo relaciones. Y, como todas las relaciones que aspiran a perdurar en el tiempo han de basarse en la honestidad, la lealtad y la confianza. El control lo tiene hoy más que nunca el cliente y es consciente de ello. Es el cliente el que elige la marca y nunca al revés. En este contexto, se puede entender que si la estrategia de marca en el mundo online no es coherente con la estrategia de marca en el espacio off, no hay nada que hacer.

También te puede interesar…

Gestiontribusredessociales marketingconversacion atencion al cliente
Gestión de tribus en RR.SS. Marketing para conversar Atención al cliente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *