Lean Startup y Business Design en proyectos sociales

Se da por hecho que negocios y proyectos sociales son dos mundo irreconciliables. Pero hay estrategias empresariales, como Business Design que funcionan.

Siempre se había pensado que el mundo de los negocios era lo opuesto al mundo de los proyectos sociales. Me he desenvuelto la mayor parte de mi vida en entornos profesionales donde, por mucho trabajo que se pudiera generar, el objetivo último y final consistía en ganar dinero: unas veces para otros y otras veces para mí. Aunque me cueste reconocerlo, la forma de hacer las cosas, los mecanismos de producción, están muy validados y, en casi todas las ocasiones, con tus conocimientos y con talento, se consigue alcanzar ese objetivo.

Business Design proyectos sociales

Banco de imágenes de Creative Commons, autor normalityrelief

Si este modelo (la creación de valor para un tercero a cambio de dinero), estas formas de trabajar, consigue su objetivo, ¿por qué no podría funcionar para organizaciones cuyo objetivo principal y valor a aportar a la sociedad es mejorar las condiciones de otras personas o la concienciación sobre una serie de valores positivos?

Propuestas como la responsabilidad social corporativa son geniales y maravillosas, y aunque haya un grupo de personas en todas las empresas que realmente se creen lo que hacen, en algunas organizaciones se ve como una unidad diferente, con otros objetivos, y no aplican estrategias o modelos encaminados para el éxito, tal y como lo hacen para conseguir mejorar sus propios negocios. O aquellas organizaciones que intentan mejorar sus propuestas e ideas por la buena fe, saber estar y compromiso de muchos de sus socios, tal y como es el caso en las mayorías de ONG’s

Por este motivo, creo que propuestas como Services Design, utilizando metodologías como Design Thinking y con herramientas como las incluidas en Visual Thinking pueden mejorar mucho el rendimiento final de este tipo de organizaciones. ¿Por qué no va a ser un objetivo conseguir ayudar a personas con necesidades especiales? ¿Acaso intentar inculcar en la sociedad valores sociales no puede ser conseguible utilizando estas técnicas?

Basándonos en desarrollo de clientes, estos pueden ser voluntarios que colaboren o hagan aportaciones interesantes para conseguir ayudar, de tal manera que podamos identificar cuáles son sus porqués para ejercer la solidaridad. Herramientas como puede ser el mapa de empatía (e incluso, con un buen Research cualitativo) nos ayudaría a conocer cuáles son los motivos públicos y los no tan públicos por los que a ciertas personas se nos activan resortes internos para trabajar en este tipo de acciones.

Además, si tenemos identificados cuáles son los criterios, sobre todo personales, que actúan como gains y pains (cuáles son los “dolores” y “alegrías”) de cada una de las tipologías de “clientes”, ¿por qué no se pueden generar en las propuestas de valor, de este tipo de organizaciones, palancas para eliminar los dolores y aumentar fomentando las alegrías? En este tipo de acciones, recuerdo una ONG de gente que ayudaba a los refugiados de Siria en las costas griegas y turcas que no permitía ir a personal sin conocimientos técnicos adecuados (lógico y normal), pero quizá, a este tipo de clientes se les puede ofrecer ayuda con personas que estén más cerca y de forma más continuada, desplegando una red de servicios de apoyo cuando están ya en España, en algunos casos sin que se requiera algún conocimiento técnico específico y en otros casos buscando el encaje con los conocimientos y habilidades de cada uno.

Este tipo de acciones tienen además un aspecto importante para conseguir su objetivo: la sustitución parcial de recursos económicos por trabajo voluntario, algo así como aplicar “bootstrapping” y acciones de marketing de guerrilla para crear más valor para la sociedad. En este contexto, otro objetivo empresarial a lograr sería el de “atravesar el abismo” (en el uso de esta expresión que hace Geoffre Moore) para conseguir un producto o servicio rentable maximizando el aprovechamiento de los recursos.

Hay bastantes más propuestas a explorar, como puede ser la experiencia de la cocreación a través de herramientas como el Customer Journey; por no hablar de otras propuestas incluso más “promocionales”, como es utilizar los insights obtenidos sobre Research cualitativos para generar ideas fuerza que se puedan utilizar en planes de comunicación y marketing.

Como resumen, herramientas validadas en entornos empresariales pueden ser una buena solución para lanzar propuestas de tipo social que aporten mucho valor a las personas y a la sociedad en su conjunto, todo ello sin necesidad de buscar objetivos económicos.

 

También te puede interesar…

 Pensamiento de diseño para cambiar el mundo  lo que el trabajo voluntario ha hecho por mi vida  sersocialestrategia
Innovación en proyectos sociales Trabajo voluntario experiencia vital Ser social: estrategia o marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *