Consultoría: un enfoque humanista y personal

El alma de COCREANET, nuestra empresa, está hecha de todas esas experiencias y del conocimiento que nos aportaron. Un reflejo de nosotros mismos, lo que somos, nuestra propia visión del mundo.

Nos preguntaba un día mi sobrina, en una de esas agradables noches de charla de verano, por qué seguíamos estudiando si trabajábamos, incluso teniendo una empresa propia. Ella tiene 13 años y está en uno de esos momentos difíciles en los que no acaba de relacionar un presente de clases y exámenes que la disgusta con un futuro a falta de definir. La explicamos entonces que no se trataba sólo de saber más para así dar un mejor servicio a nuestros clientes, que también, sino de alimentar un hambre insaciable de aprender cada vez más y más. De intentar saber de todo un poco, de una curiosidad incontrolable que te lleva a buscar y a no darte nunca por satisfecho.

Consultoria un enfoque humanista y personal

Foto: Banco de imágenes de Creative Commons, autor Tony Alter

Intentar saber de todo es una aspiración del Renacimiento que adquiere su máxima expresión en los tiempos de la Ilustración, nosotros nos consideramos herederos del espíritu humanista. La visión de abarcar la totalidad del conocimiento humano es un sueño inalcanzable, por supuesto, pero sobre ella construimos nuestro hacer como consultores.

La vida nos ha llevado de aquí para allá. Nos formamos como ingenieros – y eso marca carácter, qué duda cabe – pero después nos adentramos en otros terrenos a veces muy alejados de ahí. Las incursiones que hemos hecho en campos tan dispares como la comunicación, la seguridad informática, los sistemas de gestión de la calidad, los recursos humanos, el medio ambiente, los servicios sociales, la tecnología móvil, la banca, la política, el comercio electrónico, el diseño, etc. nos han aportado una perspectiva multifacética que nos acompaña en cada nuevo proyecto, con cada nuevo cliente. Precisamente con un cliente, hace pocos días, me descubría hablándole de cómo cubrir las necesidades de personal en un bar; y es que, también hubo un tiempo en que serví una barra. Las fuentes de las que bebe el conocimiento son inescrutables.

El alma de COCREANET, nuestra empresa, está hecha de todas esas experiencias y del conocimiento que nos aportaron. Un reflejo de nosotros mismos, lo que somos, nuestra propia visión del mundo. Estamos seguros que sin esa multiplicidad de materias nuestra forma de hacer consultoría no sería la misma. Habrá quien piense que qué tienen que ver todos esos conocimientos peregrinos y hasta inconexos con el management y la gestión empresariales, con los modelos de negocio, con los planes de viabilidad, con el posicionamiento estratégico… pero nosotros sentimos que nuestra aportación como consultores no estaría completa sin esas otras disciplinas y sin otros saberes más mundanos.

Porque no es igual aconsejar sobre el personal, a nuestro cliente que está lanzando un negocio de hostelería, sin haberlo vivido directamente que habiendo sufrido en carne propia la hinchazón de pies y piernas después de unas cuantas horas detrás de una barra. Porque cuando has hundido las manos en el barro, creemos que eres capaz de mirar de otra manera al alfarero.

Y es precisamente esa visión artesana de cada proyecto que iniciamos, de cada idea de negocio que nos proponemos esculpir, la que llevamos a nuestro hacer como consultores. Un punto de vista que conduce a encontrar la estética pero (y sobre todo esto) la utilidad de cada trabajo que abordamos; que nos obliga a centrar la mirada en las personas, en aquello que puede hacerles la vida un poco más fácil; que nos dirige hacia el propósito de contribuir a un mundo más humano, en el que hacer negocios no sea una lucha sin cuartel sino una forma de desenvolverse respetuosamente.

Pero es que además desde ese enfoque multidisciplinar, el trabajo de consultoría adquiere una dimensión global que integra al negocio objeto de estudio pero también al entorno en el que se desenvuelve, a las personas que van a encargarse de su sostenimiento pero también a todas las que se van a beneficiar o a afectar por él. Cada proyecto es un nuevo diseño, innovador por pura definición.

La propuesta de valor de COCREANET no puede escapar a esa concepción humanista porque es justo esa visión la que le da sentido y la que encierra nuestra propia esencia como profesionales y como personas. El valor de nuestro trabajo no está en el monto de la factura – aunque vivamos de ello, claro es – sino en lo que nuestro cliente siente que ha ganado después de habernos conocido y colaborado con él. COCREANET no vende un producto, ni siquiera un servicio, intenta entregar soluciones.

Es muy común, cuando te dedicas a esto y hablas con los clientes, que te consideren experto. A nosotros, qué queréis que os diga, nos da un poco de “grima” la categoría. Porque, como le dijimos a mi sobrina aquella noche, no te imaginas todo lo que nos queda por saber, cada vez más. Así es que más que expertos nos gusta considerarnos aprendices de todo (y maestros de nada).

También te puede interesar…

lo que el trabajo voluntario ha hecho por mi vida Liderando desde los valores Que es la consultoria de acompañamiento
Trabajo voluntario Liderando desde los valores Consultoría de acompañamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *