Decálogo para poner un negocio rentable

Después de ver unas cuantas empresas o startups, hemos visto un decálogo de acciones que tienen algunos proyectos que se hacen un negocio rentable a medio y largo plazo.

decálogo negocio rentable

Banco de imágenes de Creative Commons, autor Chris Lott

El otro día, en una colaboración con los chicos de UX ACADEMY sobre negocios y la propuesta de valor, alguien nos preguntó cuáles serían las características de un negocio rentable desde una Startup. Dándole vueltas, nos dimos cuenta que no tenemos una fórmula mágica (ojalá!!), pero sí que al menos hay una serie de características que suelen ayudar a conseguir el objetivo que, a lo largo de este tiempo, hemos visto comunes en muchos de ellos. Vamos a ellas…

  1. No te enamores de tu idea, enamórate de un problema a resolver. Este tema es muy curioso y lo vemos principalmente en entornos muy relacionados con ingeniería o productos o servicios digitales. Todas las soluciones que se inventan suelen ser geniales… hasta que chocan con la realidad de los posibles clientes que lo requieran utilizar para resolver un problema. Para que no nos duela en la autoestima, enamórate del problema a resolver y genera todo lo necesario para solucionarlo.
  2. Adáptate al entorno. Lanzar un negocio es algo curioso. Todos pensamos que lo tenemos asociado a un entorno, pero la verdad que luego, el mercado y los clientes son las principales moldeadores de tu solución. Haz de escultor y adapta tu negocio a estas condiciones.
  3. Prueba, falla y aprende rápido y barato. Para tener un negocio rentable, es necesario, básico y fundamental que todo el modelo de negocio tenga un encaje. Esto, como casi todo en la vida, requiere de hacer muchas pruebas y validaciones, todo dentro de un entorno de contrarreloj, ya que el tiempo y el dinero son recursos muy valiosos, por lo que debes aprender muy rápido y muy barato. Cuanto más rápido y barato, mucho mejor.
  4. Plantéate un negocio y no un pelotazo. Como nos comentó el bueno de José cuando trabajamos con él en su propuesta… “un negocio es como hacer un buen café, importa la experiencia de hacerlo a tu gusto, ya que el dinero es como el poso, siempre aparece al final.” No te preocupes en rondas de financiación o en dar un pelotazo. Concéntrate y pon todo el esfuerzo en conseguir una buena solución a tu problema.
  5. Piensa en grande, pero actúa en pequeño. Cuando lanzas tu idea como si fuera un negocio, plantéatelo como una carrera de larga distancia. Siempre ten en mente la meta, pero actúa poniendo un pie detrás del otro. Paso a paso, sin grandes zancadas que nos rompan el ritmo, es como se recorre la distancia.
  6. No utilices números imaginarios, utiliza cifras reales. No, no es un problema de matemáticas. Cuando hagas tus cálculos y números, intenta no hacerlo basándote en conjeturas, sino en pruebas. No estimes y prueba cuáles son tus costes por cliente, cómo serán tus ventas por los distintos canales. Cuando los tengas, tendrás el valor muy aproximado a la realidad, no a las conjeturas de personas que no suelen ser ni tu posible cliente.
  7. Evoluciona tu producto basándote en las características de tu cliente. Muchos de nosotros nos ponemos la gorra de “pensador” y estimamos cuales son las características o mejoras de los productos o servicios, en lugar de hablar con los clientes o personas con el problema a resolver para encontrar cuáles son los puntos o aspectos a mejorar en su recorrido o tiempo de uso o relación con nosotros. Satisfácele a él, no a tus gustos.
  8. Gasta poco y haz todo lo que puedas. Al principio, tu economía personal y la de tu empresa agradecerá que la trates y la cuides lo máximo posible. Hay un montón de soluciones y propuestas de muy poco coste que nos pueden servir muchísimo para alcanzar nuestros objetivos. Recuerda aquella cita “nunca le des dinero a un emprendedor, porque lo gastará” e intenta utilizar todo aquello que sea barato y que utilice la imaginación.
  9. Adora a tus primeros clientes. Ellos son los primeros que confían en tu producto o servicio, y debes estimarles y adorarles, porque son los primeros que están haciendo posible tu negocio. No pienses, cuando consigas un montón de clientes más, que nadie más que ellos han sido la base y piedra angular para recorrer el camino de hacer tu negocio rentable. ¡No lo olvides nunca!
  10. Disfruta a tope de tu proyecto. Si lanzas tu propio proyecto, recuerda que no lo vas a hacer, en los primeros estadíos, ni por el dinero ni por otro tipo de recompensas materiales, porque no se te recompensará de ninguna forma ni el tiempo ni el esfuerzo realizado. Piensa en hacer lo que quieras hacer y a tu forma, con tu toque especial. Es tu proyecto y tienes que disfrutarlo.

Estas son muchas características comunes. No son las únicas, pero sí las que hemos considerado más comunes en nuestra propia experiencia. Espero que os aporten a todos aquellos que lo leáis, para conseguir que vuestra idea sea un negocio exitoso.

 

También te puede interesar…

Algoritmo para el emprendedor Dónde están las ideas de negocio Para qué un mentor en  mi startup

 

Un comentario sobre “Decálogo para poner un negocio rentable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *