El verano no es una estación, es un estado

Emprender es un viaje emocionante que te devuelve la memoria de los mejores veranos de tu vida, aquellos en los que cada día era una aventura intensa.

Otra vez agosto. Recuerdos de otros veranos de nuestras vidas. El verano no es una estación, es un estado, cada vez lo veo más claro.

Emprender es como el verano

Banco de imágenes de Creative Commons, autor Samuel

Hace un año escribíamos en este mismo blog del gusto por los nuevos retos, de ese viento de norte que nos empujaba a vivir con una maleta ya preparada, dispuesta para salir de viaje en cualquier momento. Viajes y verano son casi sinónimos. Recuerdo ahora todas excursiones por carreteras secundarias, en este país o en otros, sin saber donde ibas a terminar durmiendo esa noche. Una maleta que nunca se deshace como metáfora de nuestra vida.

Y como en una premonición, esa otra entrada de blog de hace dos veranos en la que decíamos que las personas tenemos el poder de cambiar lo que no nos gusta, haciendo referencia precisamente al malestar que invade a algunos después de las vacaciones.

Este agosto no anticipo más viaje que aquel en el que estamos inmersos desde hace ya más de dos años, que no es poca cosa: el viaje del emprendimiento, un tránsito por un territorio sin mapa en el que cada día es una novedad. Un estado de verano permanente.

El verano. Siempre el verano. COCREANET nació un verano de hace ya tres años.

En los recuerdos de aquellos veranos de la infancia y la juventud, en el pueblo, donde todo empezaba y acababa en agosto. Y más reciente, hace 8, 10 ó 12 años, cuando agosto era una promesa que se esfumaba demasiado deprisa. El silencio de una maleta arrinconada en la habitación de un lugar de vacaciones, lo que no quieres ver pero que te recuerda que cada día es uno menos de los que te quedan. No lo cambio por lo que tengo ahora, ni soñando.

Y es que acabo de leer que los sueños no entienden de vacaciones. Claro que no!! porque el verano no es eso que pasa en agosto, un solo mes al año, y que se te concede como una pequeña dosis de libertad en medio de una condena perpetua. El verano es tener una maleta dispuesta. El verano es un viaje, el viaje!!!. El verano es, definitivamente, un estado del alma. ¡¡Feliz verano!!

 

También te puede interesar…

Emprender es una actitud Reinventarse: camino de emprender Ser tu propia empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *