En corto… Cocreanet responde (III)

Respuesta a preguntas y consultas breves que nos llegan a través del blog y de la web.

Serie de post que responden de manera sencilla y escueta a preguntas y consultas breves que nos llegan a través del blog y de la web. Las compartimos con nuestros lectores con el permiso de los remitentes que las enviaron y siempre omitiendo datos que puedan identificarles.

En corto...Cocreanet

En corto…Cocreanet

Caso.- Tengo un contrato indefinido pero hace tiempo que no me siento a gusto con mi vida y me ronda la cabeza una idea de negocio. Mi problema es que no sé por dónde empezar: si tendría que apuntarme a algún máster de empresa, si tendría que constituir una sociedad, si tengo que pedir compatibilidad en el trabajo…

Para empezar, estás mezclando cosas diferentes y aunque obviamente están conectadas, cada una requiere un tratamiento distinto. En tu consulta, hay al menos tres aspectos a analizar: el aspecto jurídico o legal, el aspecto empresarial o de negocio, y el aspecto laboral / personal.

La especialidad de COCREANET son los aspectos empresariales y de negocio, pero con respecto a tu dilema personal lo único que podemos es darte un consejo de amigos: no te lances todavía hasta que no tengas la idea un poco más madura. Entendemos que tu trabajo actual es tu principal fuente de ingresos y aunque cualquier emprendedor en algún momento tiene que “dar el salto”, mejor hacerlo cuando tu negocio tenga un cierto rodaje; de hecho, la mayoría de nosotros pasamos un tiempo “a caballo” entre dos mundos y aunque eso implica un gran esfuerzo, suele ser necesario.

Con respecto a la forma jurídica de la empresa, los aspectos legales de la constitución, etc. es algo que tendrás que plantearte también en algún momento, pero ni es lo prioritario, ni siquiera lo más importante. Incluso, la forma de la empresa puede cambiar a lo largo de su “puesta en marcha”, adoptando un modelo u otro a conveniencia. Por ejemplo, según el negocio de qué se trate, puedes empezar a modo “freelance” y cuando tengas un cierto recorrido, cambiar a la forma jurídica de empresa.

Así es que lo primero que tenemos que trabajar es la idea y, más importante aún, la forma en que esa idea se lleva al mercado. No das demasiados datos pero con carácter general te diremos que pienses en tu cliente, en qué necesidades vas a satisfacer y cómo lo vas a hacer. Este es un buen punto de partida para empezar a definir el negocio.

Ni qué decir tiene que estudiar es una opción que nunca está de más, pero hacer un máster no es un objetivo en sí mismo, sino una herramienta para lograr otra cosa (por ejemplo, gestionar mejor tu negocio en un futuro). Tal vez es un poco precipitado matricularte sin antes tener claro qué tipo de negocio vas a lanzar; por ejemplo, no es igual que se trate de un negocio online que de otro tipo.

En definitiva, empieza por conceptualizar la idea y después ya irás viendo el resto de cosas. Por supuesto, cuenta con nosotros si nos necesitas. Un saludo.

 

Caso.- Trabajo por cuenta propia (trabajador freelance) hace muchos años. Me dedico al asesoramiento financiero y fiscal. Después de todos estos años he acumulado un conocimiento importante sobre lo que la gente y  las empresas necesitan saber en materia económica para gestionar mejor sus propias vidas y sus negocios. He pensado en reunir en artículos toda esta información y publicarlos, ¿cómo lo hago?

Hay muchas posibilidades, por ejemplo podrías crear un blog y difundir la información online. También podrías publicar ebooks, incluso elaborar y editar un libro. Puedes grabar vídeos, puedes hacer webinar, puedes ofrecerte a escribir para otros…. En fin, tienes mil opciones. Pero tal vez no tendrías que empezar por aquí sino por plantearte al menos dos cosas con carácter previo:

  1. ¿Qué objetivo tienes? No es igual que te plantees hacer esto para ganar dinero, que como acción altruista, o simplemente como hobbie. Tus objetivos personales van a servir para determinar tu “hoja de ruta”.
  2. ¿Cuál es tu propósito? El propósito es distinto al objetivo que te comentábamos en el punto anterior. El propósito tiene que ver con el por qué haces esto y trasciende a tus propios intereses personales. Por ejemplo: quieres hacer más fácil la gestión de la economía doméstica de las familias; o quieres hacer a las pymes más competitivas a base de mejorar su gestión económica y financiera. El propósito servirá para poner el foco y será el punto de partida del desarrollo de tu idea.

A partir de las respuestas anteriores, lo normal es que puedas determinar ya quién es tu cliente o tus grupos de clientes si es que tienes más de uno, qué problemas o necesidades vas a resolverles a cada uno de ellos (siempre desde su punto de vista; no se trata de hacer lo que tú crees sino lo que tu cliente – tipo requiere), y cómo vas a resolverlo (por ejemplo, el canal puede venir determinado por la capacidad de acceso  al mismo de cada segmento), así como un esbozo de tu primer modelo de negocio (cómo retorna a ti el valor que has creado para tus clientes objetivos). Suerte con ello.

 

Caso.- Comercializo online un producto artesano que está teniendo bastante éxito. Tengo varias ideas para mejorar sus prestaciones, también para crear variaciones, incluso estoy pensando en lanzar nuevos productos distintos y diversificar mi negocio. ¿Qué hago? ¿Lanzo todas estas cosas a la vez o priorizo? 

Hay dos criterios que tendrías que tener en cuenta para decidir sobre lo que preguntas: uno tiene que ver con tu capacidad operativa y otro tiene que ver con tu capacidad crítica. Vamos a intentar explicarlo.

Para poder lanzar un nuevo producto, incluso para mejorar las prestaciones del que ya tienes en mercado, tienes que contar con recursos operativos. Por ejemplo: tu capacidad de producción, ¿podrás dar respuesta a un incremento sustancial de la demanda?; ¿el sistema logístico y de distribución es acorde a esa demanda potencial?; ¿requerirás necesidades financieras adicionales?, ¿cómo piensas obtenerlas?; ¿tienes personal suficiente para atender los nuevos requerimientos de producción, de atención postventa, etc.?

En cuanto a lo que hemos denominado capacidad crítica tiene que ver con las posibilidades de analizar la respuesta del mercado a todas esas nuevas propuestas. En general, nuestra recomendación es que trabajéis con una perspectiva “lean” y de aprendizaje continuo. Grosso modo, lo que viene a decir esta filosofía es que utilices una especie de método prueba – error para ir testando la respuesta del mercado a cada variación que vas creando de tu producto original (que en este contexto denominaríamos “producto mínimo viable”). Trabajar de este modo te permite conocer casi en tiempo real el grado de aceptación de tus nuevas ideas, dándote la oportunidad de corregir o de perseverar según la respuesta. Así minimizas el riesgo y optimizas tus recursos.

Si quieres que entremos a analizar un poco más en detalle, ponte en contacto con nosotros. Y enhorabuena por tus éxitos que esperamos sean cada vez mayores.

 

También te puede interesar…

En corto...Cocreanet emprender no es una actividad es una actitud Consultoria un enfoque humanista y personal
En corto… Cocreanet II Emprender es una actitud Consultoría artesana

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *