¿Está sobrevalorada la creatividad en la innovación?

La creatividad hace que las personas podamos abordar problemas a los que se nos enfrentamos en la vida normal pero, en nuevos negocios, ¿está sobrevalorada cuando hablamos de innovación? ¿Es la creatividad fundamental en proyectos de innovación?

Leyendo la biografía de alguien tan particular como es Picasso (muy recomendable por su aspecto artístico e innovador), me enteré de que era excepcional en la copia de otras obras de arte de autores más antiguos a una edad muy temprana. Conocía hasta el último punto y la última técnica de grandes autores que, posteriormente, aplicó en su innovadora forma de ver el mundo.

Innovación creatividad

Banco de imágenes de Pexels, autor Tim Gouw

Este caso nos permite ver cómo la innovación surge del conocimiento de otros, consiguiendo generar bajo su creatividad nuevos paradigmas, en este caso, artísticos. Pero transponiendo este proceso al mundo de los nuevos negocios y sus últimas dinámicas, ¿es tan necesaria la creatividad en la innovación?

Es habitual que los emprendedores se autodefinan como “Spotify de…” o el “Blablacar de…”, por no hablar de “Amazon sobre…”, me parece una gran propuesta de comunicación cuando se habla con nuevos interlocutores, porque consigue hacer entender tu propuesta de una forma muy rápida y sencilla, ya que son conceptos de modelo de negocio conocidos y de reconocido éxito.

¿Esto significa que no aportan nada nuevo al mercado? Ni mucho menos. Esto debería de significar que han identificado un problema que tenían una serie de personas y han preparado una forma de resolverlo, utilizando una solución ya conocida que solventa algunos aspectos como pueden ser el patrón de modelo de negocio, forma de monetizar o de relacionarse con su segmento o segmentos de cliente.

Generar una solución disruptiva a un problema existente requiere de mucho esfuerzo y de conocimientos que no son sencillos de adquirir, debiendo además de probar de una forma muy amplia, realizar un proceso didáctico de explicar sobre la propuesta a aquellos que no conocen la conocen. Si lo aplicamos a un nuevo negocio, supone algunos aspectos que no suelen tener los equipos emprendedores, como son el tiempo y el dinero.

Este tipo de propuestas suelen dar como resultado algunas soluciones que al mercado le cuesta entender su valor. Si lo entiende, en algunos casos suelen generar una ruptura en el mercado donde se encuentran inmersos, pudiendo propiciar incluso resegmentación de mercados o nuevos mercados directamente. En este punto, la creatividad supone una ventaja diferencial, pero se debe comedir para no ser tan diferentes a propuestas existentes anteriormente.

Hay casos muy específicos, como son los mercados clones, donde hay modelos de negocio que han funcionado en algunos lugares y se importan, intentando generar un mercado nuevo acorde a las características propias del mercado donde se quiere ubicar. Hablando con personas que se dedican directamente a copiar esta tipología de propuestas de mercado, esa copia del modelo de negocio no es tan directa. Necesita adaptaciones relacionadas con tradiciones y aspectos que pueden ser completamente distintos por los hábitos del segmento de cliente al que se dirigen, necesitando afinar, gracias a la creatividad, aquellos elementos que pueden suponer una barrera para la implantación del nuevo negocio.

Por este motivo, entender que la creatividad es la base de los procesos de colaboración, supone despreciar aquellos aspectos críticos que han funcionado en otros entornos, por lo que entender que copiar y adaptarse a las nuevas necesidades de los posibles clientes supone el mayor ejemplo de innovación eficiente en mi opinión. Creatividad sí, pero copiar para mejorar, también.

 

También te puede interesar…

 
¿Dónde están las ideas de negocio? Desde la idea al negocio La idea no es suficiente para el negocio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *