Lean Startup, Customer Development y Visual Thinking

Lean Startup, Customer Development y Visual Thinking: aportamos un poco de claridad en tres conceptos que tienden a confundirse.

Estoy viendo en distintos blogs muchos comentarios sobre qué es Lean Startup, qué es Customer Development y algunas, aún más arriesgadas, incluso integran Design/Visual Thinking dentro de la propuesta. En muchas ocasiones es confuso y no queda claro porque se confunden conceptos o por lo menos, para mí, se genera tal barrillo que parece que las tres  cosas van a ir juntas y se entremezclan ideas.

Lean Startup Customer Development y Visual Thinking

Banco de imágenes de Creative Commons, autor Lwp Kommunikáció

Yo voy a asumir este reto de intentar explicar estos tres conceptos, cuáles son sus ámbitos de actuación y por qué se juntan tan bien.

Lo primero de todo es entender que estos tres conceptos son independientes en sí mismos. Cada uno tiene una entidad y una forma de uso propia, permitiéndose tener un uso individual, además de surgir y tomar forma en un momento del tiempo más reciente que en el momento de su creación. Pero como sucede en otros aspectos de la tecnología, de la filosofía e incluso de cosas más mundanas, como la gastronomía, la mezcla de estos tres componentes hacen un resultado excepcional, como es el caso de un cocktail como un gin tonic (la ginebra y la tónica tienen sentido como bebidas independientes, pero conjuntamente crean una experiencia sensitiva excepcional).

Para identificar los tres conceptos, nada mejor que explicar el motivo de creación de cada uno de ellos.

Design Thinking  o Visual Thinking surge de la necesidad de dar respuesta a los denominados problemas complejos (wicked problems o problemas que tienen multitud de parámetros variables en el tiempo a verificar y que no tienen una solución única, sino que generan otra situación distinta) en la cual se da importancia a criterios subjetivos de las personas involucradas, adentrándose en nuevos campos o conceptos fuera de los entornos más objetivos y dando un valor a criterios más centrados en personas. Surge en entornos arquitectónicos, aunque poco a poco va evolucionando y entra en otros aspectos relacionados con diseño tanto de productos como de servicios. Surge a mediados de los 60, pero su evolución al resto de entornos relacionados con el diseño se consolida a partir de los años 90 del siglo pasado.

Customer Development es una disciplina que detalla cuales son los pasos para conseguir que una idea sin modelo de negocio aún establecido, pueda ir atravesando distintos pasos y conseguir generar una empresa con beneficios mantenidos en el tiempo. Esta metodología surge de la necesidad de dar una explicación a porqué empresas se consolidan mientras que otras empresas fracasan en el camino, de tal manera que se vayan generando las principales bases para realizar un crecimiento mantenido y mantenible en el tiempo. Esta metodología fue desarrollada por Steve Blank en un par de libros que en castellano se unificó y llamó “El manual del emprendedor” donde se detalla la travesía para conseguir generar una propuesta que sea necesaria para el cliente y su comercialización sea la adecuada.

Lean Startup se basa en el libro de Eric Ries (discípulo académico del propio Steve Blank) por el cual lo que hace es aplicar el método científico a la creación de negocios, de tal manera que la propuesta de proponer hipótesis, realizarlas, medirlas y validarlas consigan generar a lo largo del tiempo un negocio rentable sin gastarse mucho dinero, ya que no se pueden gastar todas las balas (sobre todo las económicas) en un disparo que no se sabe si va a funcionar o no.

Una vez identificadas por separado cada una de los componentes, se puede intuir que el resultante de las tres sería algo así como crear un negocio rentable basado en el método científico (Lean Startup) durante el recorrido que nos indica para alcanzar la creación de la empresa rentable (Customer development) utilizando las herramientas centradas en las personas (Visual Thinking).

Esta mezcla además, tiene la facilidad de que puede seguir recibiendo ingredientes de distintos campos que nada tienen que ver con entornos empresariales, de tal manera que se consiga realizar un enfoque aun más científico y basado en personas en cualquiera de los pasos o puntos por donde se puede pasar.

Reconozco que me encantan los ejemplos y una de mis pasiones siempre ha sido la montaña y aquellos programas gloriosos de “El filo de lo imposible”, por lo que os voy a detallar este ejemplo sacando el paralelismo de una de aquellas aventuras.

Si estuviéramos en el campo base del Everest y nos dijeran que tenemos que alcanzar su cima, identificaríamos cuales son las posibles rutas de escalada (Customer development), probando cada una de ellas hasta donde sea posible (método científico en los negocios/Lean Startup) e iríamos realizando pruebas de subida con los distintos materiales de montaña necesarios para superar las dificultades (crampones, cuerdas, botas, abrigos..) que iríamos utilizando en función de las necesidades que fuéramos encontrando (Visual Thinking), de tal manera que alcanzaríamos la cima con el menor desgaste y riesgo en la ascensión.

Espero que, al menos a los montañeros, les haya quedado claro cómo se puede alcanzar la cima de un negocio rentable con estas herramientas, metodologías o paradigmas que hemos comentado. Recuérdalo: Lean Startup, Customer Development y Visual Thinking.

 

También te puede interesar…

Descubriendo modelos de negocio Donde el metodo cientifico conecta con la estrategia Pensamiento de diseño para cambiar el mundo
Descubriendo modelos de negocio Estrategia y método científico Pensamiento de diseño

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *