Métricas piratas en un proyecto innovación

Cuando se lanza un proyecto de innovación en una startup o cualquier otro tipo de empresa, utilizar las métricas piratas nos puede ayudar mucho para entender cómo se está comportando el proyecto y para tener valores que nos servirán para realizar proyecciones financieras.

Lo que no se puede medir, no se puede gestionar.” Este axioma, la gente con formación científica y, sobre todo, la dedicada a gestionar proyectos, le tenemos grabado a fuego. Desde hace muchos años ya, uno de los principales retos a los que se enfrentan los proyectos y la toma de decisiones es conocer, de la forma más objetiva posible, el estado de avance y de situación, no dejándonos llevar por sensaciones o sentimientos, los cuales, por desgracia, muchas veces nos pueden engañar.

métrica pirata proyecto innovación

Banco de imágenes de Creative Commons, autor mason bryant

Algunos, los más radicales – como aquellos que hemos trabajado con sistemas -, muchas veces nos hemos olvidado de que en los negocios lo más importante no es la operación y sus criterios objetivos, sino las personas. Al ser personas, se necesitan también tener unas valoraciones y datos absolutamente subjetivos sobre las sensaciones que generan nuestras propuestas de negocio.

Como aquellos padres que quieren ver sólo las cosas buenas de los hijos, todos los que hemos desarrollado proyectos, buscamos cualquier criterio para ver más viabilidad de la que realmente tiene nuestra propuesta. Por este motivo, muchas veces intentamos comentar tan sólo aquellos indicadores que se denominan vanidosos. Estas son aquellos que nos agrupan información, sin poder distinguir cómo se han producido ni en qué periodos se han realizado. Para muestra un botón. Imaginemos que lanzamos una campaña de medios pagada (SEM, Facebook Adwords…) y conseguimos un número de ventas en un plazo. Si, a continuación, lanzamos otra que tiene menos éxito, al agrupar los datos no se puede identificar que la última campaña no está funcionando como la anterior. Por este motivo, siempre se deben poner las métricas en un diagrama denominado de Cohorte.

Ejemplo de diagrama de ventas en diseño cohorte

 

Por la cantidad de características que tiene un proyecto de innovación, es difícil tener una organización de todos los indicadores que aplican durante el recorrido de los clientes o usuarios en la iniciativa. Por este motivo, las métricas piratas nos ayudan a definir los principales indicadores que nos afectan o aplican siguiendo un embudo de compra de conversión.  Por lo tanto, las métricas AARRR o métricas piratas clasifican los indicadores en las siguientes fases:

  • Adquisición: Son aquellos que nos indican cómo se enteran los usuarios o clientes que existes, que ofreces un servicio. Estarían incluidas todas aquellas campañas de captación de clientes, contenidos creados, etc.
  • Activación: Son aquellos indicadores que nos cuentan cómo ha sido el proceso de registro y el uso de la herramienta. Se incluirían cómo se han realizado los pagos o cualquier otro criterio relacionado con el uso del servicio si es completamente digital.
  • Retención: Son aquellos indicadores que nos cuentan cómo de eficientes somos en la capacidad de hacer recurrente el uso del servicio o del producto. Es fundamental sobre todo el negocio digital, donde para encontrar la rentabilidad es necesario conseguir recurrencia de pedidos para amortizar el alto coste de adquisición del cliente.
  • Ingresos: Son aquellos indicadores económicos que nos dicen cómo está el nuevo servicio, incluso si es una startup. En casos de ser una propuesta de emprendimiento social, se pueden tratar los objetivos sociales sobre los cuales se está trabajando. Es necesario recordar que la parte económico-financiera es la sangre y la vida de cualquier negocio innovador que lancemos al mercado.
  • Referencias: Son aquellos indicadores que nos cuentan cómo nos referencian o cómo nos prescriben clientes y usuarios en los distintos aspectos, validando si funcionan los parámetros de crecimiento relacionados con la viralidad o con la prescripción por otros aspectos.

En resumen, todos los negocios innovadores deben ser monitorizados en todo momento con métricas que nos detallen la situación con la menor latencia posible. Por este motivo, las métricas piratas nos ayudan a comprender cómo está siendo la evolución durante la vida del nuevo negocio diferenciando las distintas fases o aspectos que son vitales para el proyecto, pero sin olvidarnos que se deben tratar como si fueran un análisis de cohorte para poder validar dicha evolución en el tiempo.

 

También te puede interesar…

   
Decálogo para un negocio rentable Validar el encaje producto – mercado Mente ingeniera a la innovadora

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *