¿Cómo saber si una nueva propuesta de innovación tiene éxito dentro de mi producto o servicio?

Los que nos dedicamos a la innovación siempre necesitamos saber si una nueva propuesta de mi producto o servicio que relaciono con un proceso evolutivo de innovación tiene éxito. Esto parece algo trivial, pero hay una pequeña multitud de aspectos que no dejan ver si realmente ha tenido aceptación por nuestros usuarios o clientes.

Hablando con Pedro, gestor de producto y encargado del marketing de una startup para nada glamurosa, pero sí muy efectiva, comentábamos sobre lo que conlleva ser un buen gestor de producto en cualquier empresa. “Una vez que has sufrido la puesta en producción parece que se ha acabado tu trabajo, pero es realmente donde empieza y debes estar más fino.”

Propuesta innovación éxito producto servicio

Banco de imágenes de Pixabay, autor Bogitw

Nada más cercano a la realidad. Conocer el impacto que ha tenido en el negocio la nueva funcionalidad o prestación del producto y servicio es muy relativo, porque además intervienen un montón de factores que afectan esta medida y pueden falsear, tanto para bien como para mal, los resultados. Es necesario darle alguna vuelta más al proceso de validación y de testeo de la solución.

Hemos visto varios documentos que tratan sobre estos aspectos y hemos conseguido, añadiendo un poco de tu propia cosecha basada simplemente en nuestra experiencia, relacionar una serie de aspectos a valorar para conocer el resultado de esta puesta en marcha. Vamos con ellos:

  • Crear métricas adecuadas para medir el impacto en los usuarios de la nueva funcionalidad.

Esto no consiste en mantener las métricas, sino en utilizar aquellas relacionadas y con impacto directo en la funcionalidad, y considerando, además,  muy importante pensar en ellas antes incluso de poner en marcha la nueva funcionalidad. Se deben identificar indicadores cuantitativos (si no es posible, cualitativos) antes y después de su implantación para poder considerar el éxito o no de la puesta en marcha. Si no tenemos datos anteriores, se deben validar las tendencias. En caso de completar procesos ya existentes, los análisis de cohorte serán la principal secuencia por la cual se deben validar los resultados.

 

  • Identificar objetivos a conseguir basados en la puesta en marcha de la nueva funcionalidad.

Cuando se identifica una nueva funcionalidad a implantar, debe haber sido elegida por el gestor de productos sobre otras que quedarán pendientes para próximos ciclos de desarrollo del equipo de trabajo. Esta prioridad debe estar basada en problemas o circunstancias que están sucediendo antes de su puesta en marcha, por lo que se deben resolver (o por lo menos atenuar su impacto) tras su puesta en producción. Por ejemplo, disminuir el número de llamadas a atención al cliente, quejas de bugs o aumento en experiencia del cliente en el aspecto donde aplique la nueva funcionalidad.

 

  • Mantener entrevistas sobre usuarios clave

Cuando terminemos de realizar nuestro propio proceso de research ante el problema que se desea afrontar con la nueva funcionalidad, es buena idea volver a contactar con ellos y pedirles que prueben la nueva solución. Ellos nos ayudaron a identificar y comprender la problemática y nadie mejor que ellos para que nos digan si realmente hemos aportado soluciones adecuadas y de valor para ellos.

 

Como se ha visto, hay varias formas para validar e independizar la valoración de la puesta en marcha de una nueva funcionalidad sin tener que recurrir a aspectos como son ventas o tasas de abandono, sin que para ello haya sido necesario montar un complejo sistema de seguimiento, sino realizar una propuesta de monitorización controlada y enfocada en los objetivos de negocio a alcanzar.

 

También te puede interesar…

 
Validar el encaje producto – mercado Hacia la experiencia de cliente Que nada te aparte de tu objetivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *