Gestión de un roadmap de producto en un mundo incierto como son proyectos de innovación

Cuando al hablar con algún responsable de producto o servicio me cuenta su roadmap a largo plazo, aparecen muchos problemas comunes por pensar en entornos completamente estáticos y predecibles, como son los proyectos de innovación.

El otro día, hablando con el bueno de Sergio y del desarrollo de su producto dentro de su nuevo negocio, me comentó algo que me dejó bastante impactado: “Ya tengo pensado el roadmap de mi producto hasta el tercer trimestre del año que viene.” Para alguien como yo, que ha aprendido a vivir, a navegar, a surcar la vida en un pleno proceso de incertidumbre, me pareció muy curioso y quería escribir unas líneas sobre cómo afrontar el reto de la gestión de productos en un entorno tan cambiante.

roadmap producto incierto proyectos innovación

Tormenta de Felicísimo Verde Ciria

Estoy completamente de acuerdo con planificar. Estoy cansado de hablar con emprendedores o personas que son responsables de productos o servicios o, incluso, de su propio negocio, y que me comentan que la evolución a realizar nos la irá enseñando el mercado. Esto supone actuar como hacían los antiguos navegantes. Hoy sé dónde salgo y no sé ni cómo ni cuándo llegaré. Me encanta una cita de estrategia militar de Helmuth Graf von Molke que decía algo así como “La planificación lo es todo. Los planes son nada” en la que nos comenta la importancia de realizar un proceso de estudio previo de las circunstancias que, a posteriori, siempre la realidad cambiará por ese montón de circunstancias no controladas que nos da la vida.

Lo mismo que se hace con el cálculo económico-financiero de un nuevo proyecto, nos debe servir la planificación del roadmap de nuestro proyecto. ¿Significa esto que hay que seguirlo a rajatabla? ¡Ni mucho menos! Significa cómo tenemos pensado que se vayan precipitando los acontecimientos, ver posibilidades y necesidades que pueden surgir y por supuesto, nos permite ubicarnos en un futuro posible con una serie de circunstancias que irán o no sucediendo y cómo el proyecto debe evolucionar ante nuevas eventos que suceden.

Por este motivo, el roadmap debe ser algo vivo, algo modificado y con un orden de prioridades cambiante en función del feedback del mercado y sobre todo, del más importante, de los usuarios y de los clientes. Utilizar las metodologías de gestión de proyectos ágiles, como son Kanbam o Scrum es básico, ya que se van a gestionar los periodos o ciclos de trabajo en función de la madurez del proyecto o servicio que estemos afrontando. Sé que no es muy apropiado en algunas ocasiones, pero los periodos de los ciclos son básicos para gestionar la evolución del proyecto de una forma adecuada. Cuando estamos en fases muy tempranas, quizá ciclos cortos de una o dos semanas son ideales, ya que la lista de peticiones va a cambiar de forma habitual y las priorizaciones van a ser completamente intercambiadas por el resultado de los experimentos que se vayan realizando. En esta fase siempre se debe tener un criterio fundamental. Se deben realizar los evolutivos o modificaciones adecuadas en función de la criticidad en el modelo de negocio y de la facilidad o menor coste de desarrollo para poder lanzar el experimento.

En estadios más avanzados, ya en caso de encajes producto-mercado o de modelo de negocio, estos periodos de trabajo pueden aumentar y llegar desde los 15 días hasta el mes, de tal forma que en función de la madurez y de las necesidades de cambios muy significativos sean mucho más reducidos. Aquí aparecen otros criterios, como son ajustes a las necesidades de comunicación o de promoción o incluso, pudiéndose generar una mejora en los procesos internos o en la operación que aporta valor al cliente.

Por lo tanto, la gestión del roadmap del producto es una pieza clave durante las fases más tempranas o tardías de cualquier negocio, ya que deben ser gestionadas de forma constante, adaptándose a posibles cambios o nuevas necesidades que surjan de los usuarios o clientes, que son finalmente quienes debe sentirse satisfechos de las características implementadas.

 

También te puede interesar…

 
Planificar en la incertidumbre La forma de construir negocios Lean Startup y SCRUM, más que 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *