¿Por qué hay startups invertibles y otras que no, si son negocios rentables?

Hay startups invertibles que son portada de grandes periódicos, pero a otras, menos glamurosas, negocios rentables con grandes cifras, les resulta muy difícil encontrar financiación en fondos de inversión. ¿Por qué es así?

Son ya algunas las consultas que nos llegan a nuestro buzón sobre posibles nuevos proyectos de distintos sectores, con excelentes ideas y, en algunos casos, nos comentan sobre posibles rondas de inversión o incorporación de capital externo como fuente de financiación en los primeros estadíos de estos nuevos negocios.

Startup invertible negocios rentables

Banco de imágenes de Creative Commons, autor Ruth Hartnup

Ante tales correos, se nos ha ocurrido escribir este post porque hay, desde nuestro punto de vista, varios aspectos a explicar que son fundamentales aclarar sobre la inversión en este tipo de negocios.

La mejor forma de financiarte es a través de tus clientes. Esta frase no sé cuántas veces la hemos podido repetir, pero creo que nunca son pocas. Si tienes una gran idea de negocio que funciona, intenta que tus clientes sean los que vayan pagando todas tus inversiones y gastos. Esto es maravilloso por dos motivos. El primero, siempre va a ser el equipo fundador el que tome las decisiones, quien dictamene los criterios de crecimiento, acciones a tomar, etc. sin que nadie de fuera, con quizá otros interés, intervenga en la toma de decisión. El segundo, genera una forma de crecimiento denominada orgánico, en la cual es la propia empresa quien paga sus inversiones a costa de los beneficios. Es la forma más sana de crecer económicamente y financieramente hablando, aunque quizá cueste alcanzarla.

Hay un aspecto importante también a valorar cuando se necesita inversión. Cuando se requiere dinero efectivo para nuestro nuevo negocio es fundamental que los fundadores también se involucren, que pongan parte del capital en esta nueva aventura. Hay que recordar que si los propios fundadores y padres de la idea no se fían, difícilmente lo va a hacer un tercero, por muy buena idea que tenga. Además, aunque sea un poco frío decirlo así, hay instrumentos de financiación bancarios que son más baratos a largo plazo que la entrada de dinero en el Equity o capital de la empresa. Tan sólo imagina esta situación. Si tenemos que realizar un desarrollo de una nueva funcionalidad, si pedimos una cantidad de dinero utilizando algún tipo de préstamo bancario, sabemos que tenemos que devolverlo en un plazo, pero que una vez devuelto, el 100% del capital de la empresa sigue siendo de los primeros inversores y no se ha repartido futuros ingresos basados en la implantación de este desarrollo. Todas las veces que se lo cuento a un equipo emprendedor me suelen mirar raro, pero recordar que el capital es realmente lo que da el poder en tu negocio.

Además, algunos emprendedores nos cuentan muchas ideas que están soportadas con un Producto Mínimo Viable como es una presentación powerpoint, landings donde se detalla el nuevo servicio y poco más. Es muy difícil que alguien confíe tanto en una idea si no se tienen métricas sobre cómo funciona nuestra idea de negocio a nivel de operación y de comercialización. Datos como CAC (Coste de Adquisición de Cliente), ticket medio de compra, LTV (Life Time Value o Valor de Tiempo de Vida de Cliente), así como cualquier otra como es la tasa de abandono en caso de ser un servicio (Churn rate) suelen dar una idea muy general de cómo está funcionando tu proyecto. Si eres emprendedor, céntrate en satisfacer a tu negocio con propuestas que aporten valor y solucionen problemas a tu segmento de cliente, porque si lo haces, estas métricas irán mejorando y será el momento adecuado para buscar financiación externa.

En otros casos, cuando se ha hecho esto, consiguiendo un negocio rentable y mantenible en el tiempo, en algunas ocasiones no son negocios que resulten interesantes para fondos de inversión o Business Angel. ¿Por qué es esto si es un negocio rentable? Básicamente porque a los inversores externos les interesa que un negocio sea escalable y repetible, ya que interesa que pueda crecer muy deprisa sin grandes inversiones añadidas y sin incrementar en exceso el gasto en infraestructuras. Si pensamos un poco, esto suele suceder en negocios donde la tecnología es la base sobre la que se sustenta el negocio, de tal manera que se requiera el dinero para incrementar de forma exponencial el número de clientes, incrementando los ingresos generados de la misma manera.

Por lo tanto, para los equipos emprendedores el pequeño consejo que les puedo dar es no pensar en rondas de inversión, ni obsesionarse con los inversores y centrarse más en dar respuesta a su segmento de cliente y aportarles en dar valor, porque, como un día charlando me comentó un afamado Business Angel, en negocios como son las startups, los inversores vienen habitualmente cuando no te hacen falta.

 

También te puede interesar…

   
Métricas pirata en innovación Cómo emprender negocios con futuro Cómo iniciar un negocio propio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *