Blog de cocreanet

artículo propios de vivencias y conceptos sobre innovación de interés para empresas y emprendedores.

Capacidad de emprender interna de una empresa

Una empresa que explora su capacidad interna para emprender avanza en un modelo de gestión mucho mejor dotada para manejarse en la incertidumbre actual.

Emprender es una aventura profesional y personal que algunos/as tenemos la suerte de vivir. No es un camino de rosas, por manida que resulte la expresión, tampoco un calvario. Es una especie de montaña rusa en la que se alternan un estado de efervescencia absoluta y otro de decaimiento y angustia. En función de muchos factores: clientes / proyectos que se consiguen, oportunidades que se pierden, colaboradores /as que aparecen y se quedan a vivir contigo, amigos /as que desaparecen para siempre… y, por supuesto, la caja. Siempre la caja.

Capacidad de emprender interna

Foto: banco de imágenes de Pixabay, by Tomfield

Pero si hay una línea que permanece constante a lo largo del tiempo esa es la de la incertidumbre. Emprender es, sobre todo, casarte con la incertidumbre. Y esto no es nada fácil.

A lo largo de este blog hemos escrito innumerables veces sobre la incertidumbre. Tal vez sea porque la que suscribe es ingeniera de formación y tiene una mente demasiado entrenada para planificar y poco dada a la improvisación. Aún así hemos ido aprendiendo a convivir.

Traslademos ahora esta experiencia emocional al seno de una empresa, de una organización cualquiera. No resulta demasiado difícil imaginar por qué las empresas tienen aversión al riesgo.

En estas circunstancias, cualquier organización se sentiría más cómoda navegando en la predictibilidad. Pensemos a menor escala: un proyecto concreto. Cualquier manager se sentiría seguro con un Gantt en la mano. Ahí está todo: cuánto va a tardar el proyecto, quién va a hacer qué en cada momento, cuánto va a costar, etc. ¿cuál es la realidad? Cualquier parecido es casi pura coincidencia (lo sabemos bien los que hemos trabajado con metodologías tradicionales, en cascada).

Casi cualquier empresa anclada en las formas tradicionales de gestión – es decir, una buena parte de ellas, aunque esto va cambiando poco a poco -, vive atada a cuadros de mando, forecast financieros, previsiones de ventas y un sinfín más de complejas hojas de cálculo que sirven para dar trabajo a unos cuantos controllers. Este enfoque funciona más o menos bien en contextos de cierta estabilidad.

¿Alguno de nuestros lectores conoce un sector de mercado que pueda afirmar, hoy en día, que está viviendo en un contexto de cierta estabilidad? Nosotros no.

Por tanto, agarrarse a un modelo de gestión, management, predictivo puede resultar tranquilizante para el alma pero completamente desastroso para el futuro de las organizaciones.

Las empresas de hoy viven inmersas en una montaña rusa tal cual los emprendedores. Entender esta realidad y aprender a convivir con ella es tal vez la mejor receta que pueden aplicar sus gestores.

En un paso más allá, y recuperando otro tópico: ser flexible como un junco te permitirá defenderte ante las inclemencias, mucho más que la rigidez. Así es que busquemos en las empresas la capacidad interna de emprender y pongámosla a dirigir el cotarro. Sin duda estarán mucho mejor preparadas para lo que tienen encima.

En todas las organizaciones hay personas, en todas las categorías, roles, jerarquías… que están especialmente dotadas para emprender, intraemprendedores los llamamos. La capacidad de emprender interna de una empresa descansa en ellos /as. Adaptarse a un contexto de alta incertidumbre es cuestión de pedagogía y cultura pero hay un principio, una cabeza de lanza, unos disparadores que lideran ese cambio de filosofía. Es el punto de partida de la gestión del cambio.

Tradicionalmente, la capacidad de emprender interna de una empresa se ha visto relegada, enterrada diría más bien, bajo toneladas de management predictivo (hojas de cálculo mediante). Explotar versus explorar, también hemos hablado mucho de este tema en el blog. Es tiempo de romper la inercia y abrazar la incertidumbre. No queda otra.

 

Nuestros servicios relacionados​​

acompañamiento intraemprendimiento Agile HR

 

También te puede interesar…

​​

Explorar o explotar Otra vez la incertidumbre La caja, no olvides la caja
Marina Fernandez Arroyo
Escrito por Marina Fernandez Arroyo

Desde siempre aspiré a hacer de este un mundo mejor, más justo, más igualitario. Desde COCREANET, la empresa de la que soy socia y fundadora, aterrizo mi propósito en proyectos de innovación, empresarial, social y, ahora también, rural. Un compromiso con las personas y con la sociedad.

2 Comentarios

  1. Gustavo Adolfo Fernández t

    Enhorabuena, Marina. Me alegra un montón saber que vuestro proyecto tenga ya forma.
    Comparto contigo todas las ideas que has expuesto en este artículo.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro Blog

Si te interesan nuestras historias, suscríbete para recibirlas semanalmente en tu correo

categorias

¿Te hemos ayudado?

Si no te hemos ayudado lo suficiente o tienes un problema con esta temática, contactarnos sin compromiso.