Deep Tech y su enfoque a nivel de innovación

No es lo mismo hablar de innovación en modelos de negocio que hacerlo de Deep Tech o de un cambio innovador basado en la investigación tecnológica o científica, y su impacto en clientes y usuarios.

Quizá por nuestra formación, muy orientada a la parte técnica y científica, cuando hablamos de innovación lo solemos hacer enfocándolo a los avances que se dan en la evolución a la cual la tecnología, principalmente, nos hace enfrentarnos. Pero si hablamos de innovación y emprendimiento sobre todo, este concepto de innovación cambia y aparecen distintas propuestas como es la innovación que atañe al modelo de negocio. Como siempre, voy a poner dos ejemplos de cómo la innovación es capaz de englobar ambos conceptos. Si se habla de hostelería o restauración, propuestas como el negocio de El Tenedor e incluso como puede ser Airbnb han hecho un proceso muy innovador, ya que han conseguido cambiar la forma en la cual funciona y se trabaja en estos mercados, pero si lo vemos como un cambio tecnológico, no ha sido innovador, ya que utilizan tecnologías como son el desarrollo web y Apps, exprimiendo al máximo estas funcionalidades. En cambio, procesos como los que aplica Ferrán Adrià de incorporar el nitrógeno para cocinar hacen que la tecnología o la parte técnica sea la que innove y permita realizar los cambios en estos mercados.

innovacion deeptech

Banco de imágenes de Pixaby, autor geralt

Cuando la innovación procede de estos avance científico-técnicos es lo que en algunos círculos se denomina Deep Tech. Este concepto, cuya forma de llamar está muy de moda, siempre ha sido utilizado en entornos estratégicos, de tal forma que en muchas ocasiones lo hemos tenido presentes aunque con otros nombres y en cualquier entorno donde la innovación y la estrategia van de la mano. Si se quiere explorar en esta relación nada mejor que entender el ejemplo que ha sucedido a nivel geoestratégico con los sistemas de telefonía móvil. Cuando una empresa como Huawei se dedica a crear dispositivos telefónicos de última generación, cuando esta era el 4G, era una empresa innovadora, pero cuando se convierte en el proveedor más avanzado en la próxima generación de telefonía, como es el caso del 5G, convirtiéndose en el principal proveedor para mercados de telefonía como Europa, esta innovación consigue una ventaja estratégica, la cual intenta ser bloqueada de todas las formas por parte de su más duro competidor, que son las empresas norteamericanas. Esta es la ventaja del Deep Tech, la cual, si los avances son aplicados por el mercado, se convierte en el referente y pieza clave de mercados existentes.

Si le echamos un vistazo a los nuevos proyectos emprendedores que se están lanzando en España, tal y como nos comentaba Xavier Ferras en su artículo “La burbuja startup”  vemos como la mayoría de nuevos negocios que se lanzan no se basan en cambios tecnológicos o científicos, sino que se basan en otros tipos de innovación, como puede ser distintos cambios aplicables al modelo de negocio en distintos mercados, pero no en propuestas encaminadas a cambios relevantes como pueden ser los deeptech. ¿Esto significa que no vayan a ser rentables o escalables? Ni mucho menos. Significa que tendrán menores barreras de entrada y que competidores de cualquier parte del mundo van a poder ser capaces de replicar el modelo, con la debilidad que supondría perder la propuesta de valor con su ventaja competitiva.

Si se entienden los proyectos deeptech como proyectos de innovación (que lo son, aunque también lo sean tecnológicos o científicos) supone que el riesgo de la incertidumbre de funcionamiento va a existir y se va a tener que gestionar, con el consiguiente coste en tiempo y dinero para que el talento sea capaz de clarificarlo, pero que, una vez validado, los nuevos modelos de negocio que pueden surgir tienen una ventaja competitiva que es más costoso replicar.

Como lo hemos aplicado a la geoestrategia, no debemos pensar que unos u otros son mejores, pero que como país, se deben realizar innovaciones en ambos campos y, desde nuestra opinión, esta innovaciones como son la deeptech deben también estar fomentadas desde organismos públicos como centros de investigación y universidades, porque de ello, irán las pocas y complejas ventajas competitivas que tendremos como país.

 

También te puede interesar…

 
Innovar en modelos de negocio Las ideas, en sí mismas, no valen nada Innovación disruptiva, alterar las reglas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *