La contabilidad de la innovación

La contabilidad al hablar de innovación no puede ser tomada ni entendida como un proyecto o como un modelo de negocio consolidado. Hay distintos criterios, incluso, distintos objetivos para entender que la forma de cuantificar y cualificar el valor no puede basarse en criterios tales como los aplicados en entornos validados.

Cuando se trabaja en proyectos de innovación o en el desarrollo de nuevas líneas de negocio con un cliente consolidado, o incluso, con una startup siempre surge una duda o planteamiento que es muy normal y lógico al afrontar, como financiador. ¿Cuál va a ser el retorno de la inversión de este proyecto?

No se puede valorar la inversión como un negocio consolidado

En nuestra visión, ya hemos comentado en alguna ocasión sobre las posibles rentabilidades de un proyecto de innovación y que, aparte de ser económicas, deben afrontar el proceso de retorno de inversión con la vista mucho más a largo plazo, ya que se generan impactos sociales y medioambientales que pueden ser muy positivos para sociedad. Este punto, considerado así puede parecer algo altruista y generoso pensar en este tipo de beneficios, pero no es así. No hay nada mejor que ir acreditando el valor que se genera a la sociedad, ya que, a nivel de marca, reconocimiento o incluso, a nivel personal.

Foto: banco de imágenes de Pixabay, Presupuesto familiar by stevepb

Pero hoy nuestra idea no va de eso. Hay un criterio más mundano y menos aspiracional, que es el beneficio económico. Como hipótesis de trabajo, entender que la forma de realizar esta estimación se puede enfocar como un negocio predictivo no es conveniente por varios motivos. No se puede realizar una estimación a futuro con tal multitud de incertidumbre en el proceso. Si en negocios consolidados es muy complicado, no tiene sentido hacerlo en un negocio con hipótesis sin validar. ¿Esto significa que no se puede cuantificar? Por supuesto que no.
En todo proceso de innovación relacionado con el negocio, no se puede agrupar todo el proceso de forma completa. Como bien se decía en los 3 horizontes de innovación, no se puede valorar el riesgo a corto, medio y largo plazo de la misma forma. Proyectos que no modifican el modelo de negocio no tienen la misma incertidumbre que aquellos que generan una disrupción en mercados existentes o anexos.

La contabilidad de la innovación dará criterios sobre cómo evoluciona el proceso en algunas fases

Por este motivo, basado en el abstract sobre “La contabilidad de la innovación” de Ricardo Villarmarzo y Ruben Dario Rodriguez, basan la tipología de métricas en las siguientes agrupaciones:

Métricas de aprendizaje de cliente

En este tipo de indicadores se monitoriza la evolución de aprendizaje sobre el cliente y el mercado. Estos datos podrían ser tasas de conversión por canal, ingreso medio de cliente, life time value o valor de cliente en su total de vida, tasa de prescripción o adopción de canal y la tasa de venta por canal, o valores como retención de cliente y tasa de abandono en procesos de suscripción

Métricas de motores de crecimiento

En este tipo de indicadores nos van a dar la perspectiva sobre la evolución de crecimiento de mi negocio. Aquí valores como el coste de adquisición de cliente, tasa de prescripción y/o tasa de viralidad y porcentaje de compra de anteriores clientes darán la información necesaria para comprender la evolución del crecimiento.

Métricas económico-financieras

Ante la situación de incertidumbre, se debe valorar la evolución de la gestión y valores como tasa de crecimiento de ventas, burnout o la velocidad que se gasta el dinero de la inversión (nos da directamente el tiempo de subsistencia) y, una siempre referente, la evolución de la rentabilidad de los activos, así como el margen bruto y de contribución por cliente así como los famosos totales de costes fijos nos pueden dar una imagen detallada de su evolución si se hace de forma adecuada.
Otras métricas, más orientadas en marketing físico o digital si el negocio lo requiere, al igual que las relativas a operación o incluso a ventas, son fundamentales en estas primeras fases y se pueden incluir en las básicas, pero serán necesarias en la gestión específica de este punto.
En resumen, este tipo de contabilidad de innovación nos sirve de forma adecuada para presentar la evolución de la innovación presentada a un tercero (sobre todo inversor) y para la toma de decisiones de gestión del equipo directivo.

 

También te puede interesar…

Criterios de rentabilidad innovadora Tres horizontes de innovación Métricas piratas y la innovación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *