Consideraciones sobre Blitzscaling en innovación y emprendimiento

Tras la publicación del libro de Reid Hoffman llamado Blitzscaling, han surgido nuevos criterios en el desarrollo de proyectos de innovación y su evolución como empresas o startups. Algunos de ellos pueden ser interesantes para aplicar en nuestros nuevos negocios, pero quizá otros, bajo nuestro punto de vista, requieren algún que otro matiz.

Hace poco más de año y medio, apareció un libro del cual se han desarrollado y comentado muchas discusiones en redes sociales. Blitzscaling de los autores Reid Hoffman y Chris Yeh trata sobre cómo algunas organizaciones con procesos de innovación disruptiva deben priorizar la velocidad de crecimiento en lugar de la rentabilidad económica en el proceso de lanzamiento, de tal forma que el objetivo sea crecer muy rápido para llegar lo antes posible a un número relevante de clientes.

Blitzscaling innovación emprendimiento

Flash tormenta Donnerkeil by jplenio

Este concepto, también bastante enfocado y muy relacionados con términos como scaleup, tal y como comentamos en esta entrada, nos explican cómo al tener una propuesta de valor disruptiva, basada en retos de alto volumen de posibles clientes o usuarios a nivel global, requiere una estrategia y una serie de herramientas que fundamentalmente se deben focalizar en la velocidad de crecimiento. De esta forma, se consigue generar un mercado muy alto que permite, con un tiempo adecuado, ir resolviendo y generando nuevas propuestas o funcionalidades que permiten la consecución del objetivo del aumento de valor de la empresa para los socios.

Como dice el proverbio árabe… “Para andar rápido, ve solo”

Cuando se está en un mercado nuevo, el criterio comentado por los autores de Blitzscaling tiene mucho sentido por un motivo fundamental: Servicios o productos que aparecen ante un nuevo reto, generando un nuevo mercado, tienen el hándicap de tener que buscar la necesidad a resolver y convencer del pago ante un producto o servicio que no tiene nada similar. La ventaja de este crecimiento rápido viene a partir de la consecución de esa entrada, ya que el mercado inmediatamente te identificará como referencia y será complicado que otros competidores puedan crecer tan rápido como para echarte de un mercado que has creado y ayudado a definir al resto de competidores.

Cuando se está en un mercado existente, el criterio también tiene sentido por la consideración de una de las fuerzas de Porter, que para una startup tiene valor y sentido por sí sola: la competencia. Se debe identificar aquel matiz o palanca de nuestro producto o servicio que sea relevante para nuestros usuarios y clientes, ya que cuanto mayor sea el número de clientes y cuanto más nos diferenciemos y nos apalanquemos en estas diferencias, mayor será el foso de innovación que deberán saltar el resto de los competidores. Este elemento es fundamental para conseguir pasar el temido valle de la muerte lo más rápido y eficazmente posible.

Pero no te olvides del dicho …” Quien mucho abarca, poco aprieta”

Hasta aquí, creo que la estrategia comentada tiene bastante sentido y es cierto que pensar en los criterios económicos en estas fases iniciales no debe ser el principal valor, ya que una vez se consiga crecer, el ajuste del encaje de modelo de negocio nos permitirá obtener ese rendimiento económico. Pero hay algo en esta estrategia que se puede olvidar. “Crecer rápido no significa olvidarse del desarrollo del producto o servicio”. Algunos negocios conocidos, en ese afán de crecimiento y escalado, se olvidan de seguir desarrollando y mejorando el producto, cuando puede ser, si se hace de forma adecuada, la palanca diferencial capaz de aumentar el volumen de nuestros clientes. Si mejoras el producto o servicio, con toda la capa de propuesta de valor que conlleva, será el principal valedor a tu equipo y propuesta de venta.

Por otro lado, quizá sea darle una vuelta al tan conocido y manido concepto de los motores de crecimiento, pero hay que conseguir que al menos, el motor de pago y viral estén lo mejor definidos y afinados que sean posible. No pensar en el posible impacto de la prescripción y recomendación de los clientes, afinando de la mejor forma posible este motor, o bien, optimizando hasta niveles micro la inversión aplicada en motores de pago, pueden ser la clave para conseguir generar este nivel de crecimiento.

Una vez visto esto, Blitzscaling es una genial propuesta para generar valor a esos nuevos negocios, con un foco en la optimización del modelo de negocio y estrategia de crecimiento, así como propuestas de gestión y liderazgo del equipo emprendedor, pero no se deben olvidar que hay criterios en otras fases más madura de crecimiento que puedan aportar valor también en esta estrategia.

 

 

También te  puede interesar…

Scale-up, inversión y negocio Moat o foso de tu modelo de negocio Ya no te tengo miedo, competencia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *