Aprendizaje en la crisis de COVID-19. Diseño de futuros para conocer el impacto

Nadie sabe cómo se saldrá después desde esta crisis provocada por el COVID-19, pero se van a proponer ideas para enfocarlas desde la innovación. Hoy es diseño especulativo utilizando diseños de futuros.

Desde hace varios días, vivimos encerrados en nuestra casa. Supone un reto importante personalmente aguantar en casa, sin relaciones físicas con otros distintos a tu familia. Esto podría ser relevante, pero, como hay mucho tiempo también para trabajar y pensar, sin ser grandes gurús, se puede intuir que las cosas van a cambiar. A nivel social, económico, tecnológico o incluso, cultural, a partir de esta crisis se van a producir cambios muy relevantes con consecuencias futuras.

Foto: banco de imágenes de Pixabay, idea del mundo y pluma by qimono

Como no se sabe exactamente cómo resultará finalmente esta crisis o cómo definir una propuesta estratégica para responder ante un entorno tan VUCA como el actual, creo que la propuesta de Diseño especulativo, con un desarrollo de escenarios de desarrollo de futuros puede aportar a las organizaciones a entender y definir cómo va a ser el futuro.

Diseño especulativo vs design thinking.

Siempre, al enfrentarse a un reto complejo (entendiendo a esto como son circunstancias políticas, sociales, económicas, etc.) es muy interesante conocer y entender las motivaciones actuales de los distintos actores frente a esta situación. ¿Es esto válido antes de plantearnos una situación de este tipo actual? En estos casos, la forma de afrontar este reto requiere de poder anticipar qué van a requerir los involucrados (seguramente, en algunos casos, pueden aparecer nuevos actores), si será viable técnicamente basado en los conocimientos actuales y si realmente tendrá un valor positivo como impacto en la sociedad. Por este motivo, basándose en un enfoque de pensamiento de diseño, la propuesta de diseño especulativo modifica e incorpora nuevas propuestas para ser capaces de dar una respuesta al reto planteado.

Posibles futuros a abordar

Como organización involucrada en un mercado, se debe entender cómo puede evolucionar todo el ecosistema, cómo va a afectar a nuestro mercado y por último, cómo va a responder nuestra organización ante este nuevo futuro. En comprender cómo se va a preparar ante este hipotético futuro será la propuesta de planificación estratégica que se debe trabajar.
Evidentemente, el futuro no se puede asegurar, pero se puede entender que hay varias opciones de futuro posibles (entre otras).
Futuro posible. Todos aquellos escenarios futuros (por muy distópicos o idílicos que sean) que pueden ser posibles. Aquí se debe valorar mucho la velocidad y el entorno donde se puede producir.
Futuro plausible. Aquel que algunas tendencias o predicciones (incluso muy arriesgadas) nos indica que puede existir. Quizá convendría en identificar que algunos agentes lo dan como probable.
Futuro probable. Aquel que desde el punto de vista de nuestra organización y nuestro conocimiento es más probable que pueda suceder. En casi todos los casos, este futuro no suele suceder.
Futuro preferible. Aquel escenario plausible que nos encantaría a la organización que se pueda producir.

Nueva forma de afrontar el reto: Diseño de futuros

Basado en los posibles futuros, se entraría en el proceso de desarrollo de los escenarios futuros. Este proceso, constaría de los siguientes pasos:
1. Detección. En este proceso, se deben obtener cuáles son las señales de cambio producidas, así como si estas pueden indicarnos que pueden generar nuevas tendencias de futuro. Para esto, se debe realizar un proceso de escaneo (research complejo, casi todo desarrollo con expertos o entidades especializadas).
2. Formulación. Basado en este proceso de selección identificar cuáles son los criterios en los que las tendencias se mueven y generar escenarios basados en el desarrollo de estas tendencias. En este punto aparecen desarrollos distancias, amplitudes y profundidad a desarrollar con la matriz de escenarios y las narrativas relacionadas de cada una de ellas.
3. Prototipado. Una vez formulado el escenario, se debe desarrollar utilizando herramientas como ruedas de futuro que terminan convergiendo en una propuesta de plan de acción capaz de conseguir estar preparado para esta narrativa de futuro y de sus posibles consecuencias identificadas en distintos aspectos, como son económico, social, medioambiental, tecnológico o cualquier otro que se desee especificar.

Como se puede ver, es una propuesta estratégica con muchas aristas y trabajo capaz de preparar a organizaciones o think tanks para un entorno nuevo y muy cambiante.

 

 

También te puede interesar…

Innovación colaborativa frente COVID-19 Gestión estratégica basada Design Thinking Pensamiento de diseño para cambiar el mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *