Innovación directiva

Siempre que se habla con directivos de cualquier empresa, se piensa en cambiar las dinámicas, pero jamás se piensa en innovar en la propia gestión. Esta entrada va a intentar cambiar y dar alguna clave que, desde nuestro punto de vista, puede ayudar a cualquier directivo a mejorar sus propias operaciones.

Hace ya bastante tiempo, cuando comenzabas a escuchar conceptos relacionados con la gestión directiva, a los que procedíamos de entornos mucho más técnicos, siempre nos surgían muchas consultas. Lo que se hablaba entre nosotros tenía que ver con algunos cambios de paradigmas y con algunos criterios que, al parecer, venían a incorporarse a la gestión como directivo pero que para la gestión de proyectos era casi nuestro día a día.

innovacion directiva

Banco de imágenes de Pixabay, Creatividad e inspiración by fancycrave1

De esos días aprendí frases como “Lo que no se mide, no se puede controlar ni cambiar” o temas como “mejora continua” o “Pararse e intentar levantarse para ver más allá en el bosque”. Por este motivo, en una escuela de negocios (número 1 del ranking del Financial Times por cuarto año consecutiva) como es el IESE, al trabajar con una propuesta como es el método del caso, aparecen soluciones con aspectos como tomar decisiones en la gestión diaria.

Muchos de estos nuevos directivos, pensaban en optimizar y dar respuesta a los retos que aparecen en sus direcciones o cómo afrontar nuevas situaciones basándonos en los pilares ya existentes conocidos y medidos. A esto, muchos de ellos lo denominan gestión directiva, pero yo me voy a permitir denominarlo “innovación directiva”. A continuación, os detallo por qué.

  • Enfoque de la operación a la estrategia de la organización.

Durante muchos años, la gestión directiva en departamentos o direcciones consistía en seguir un plan estratégico. Era extraño, por no decir única la empresa que no tuviera algún aspecto relacionado con el día a día, con la forma de proceder que no fuera impactada por las nuevas directivas. Si no, siempre existía el axioma de mejorar para optimizar, aunque sea en coste de tiempo y dinero las operaciones que se realizaban de forma habitual. Simplemente por este motivo, había que buscar nuevas formas de afrontar retos de gestión, situaciones no controladas o cambiar las existentes para alcanzar los objetivos identificados.

 

  • Lanzamiento de nuevas líneas de negocio.

Si el directivo en cuestión tiene responsabilidades comerciales relacionadas con producto, la necesidad de asumir el reto de lanzar nuevos productos es algo intrínseco al trabajo. Pero en el caso de cualquier otro departamento o dirección, como las organizaciones tienen dinámicas habituales de gestión de productos y servicios que cambian, amplían o se modifican, el afrontar todos los aspectos como un reto supone una ventaja ante la cual el directivo debe reaccionar.

 

  • Tecnología como nuevas palancas de acción.

Muchas veces los directivos, sobre todo los que no vienen de entornos técnicos, no se encuentran nada a gusto con la implantación de nuevos sistemas tecnológicos. ERPs, CRMs, canales online y algunas otras tendencias han supuesto un reto muy relevante para directivos. Este tipo de sucesos suele provenir del comité de dirección, por lo que en lugar de ofrecer una resistencia inútil (es similar al barco de vela que se enfrenta con un temporal, ya que el barco terminará en malas condiciones, perdido y siempre y cuando no se hunda). Por ese motivo, afrontarlo como un reto y modificar dinámicas, acciones o formas de hacer puede ser el mayor proceso innovador en muchos departamentos o direcciones que se han mantenido estables y sin mucha innovación.

 

  • El simple hecho de la mejora continua de nuestro departamento

Pensar que un directivo va a mantener su departamento, área o dirección estable es una utopía en un entorno VUCA como el que nos encontramos. Por este motivo, afrontar retos nuevos y fomentar el cambio supone una buena dinámica ante posibles nuevos cambios de cualquier tipo. Por lo tanto, la innovación directiva es un arma con la cual poder defenderse o incluso promocionar en caso de estabilidad o en caso de cambios en comités y de personas de confianza.

Por este motivo, la innovación directiva es un buen criterio para cualquier directivo que desee enfrentarse a labores de responsabilidad en distintas organizaciones, tanto de nueva creación como es una startup o nueva línea de negocio de una gran empresa como en organizaciones estables y con modelos de negocio muy consolidados.

 

 

También te puede interesar…

Innovación y estrategia, de la mano 3 horizontes de la innovación Estrategia de innovación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *