Sin innovación, la transformación digital no funciona

Al venir del mundo tecnológico, muchos amigos y conocidos a los que tengo mucho cariño me comentan que sus empresas o departamento de IT están dando un empujón con un programa de transformación digital, con muchos gastos y con mucho impacto a la hora de trabajar en sus organizaciones. Quizá por mi propia naturaleza me da por preguntar que por qué lo hacen y cuáles son los motivos por los cuales instalan CRM, ERPs, ecommerce y resto de propuestas.

Innovación transformación digital

Banco de imágenes de Pixaby, autor Caterpillar by coffee

Casi todos ellos me suelen contestar lo mismo. “Porque así la empresa está más preparada para retos futuros y el uso de la tecnología nos convertirá en más competitivos.” Es una buena respuesta, pero muchas veces, al contármelo, extrapolo esta contestación a un símil automovilístico. Si compro un fórmula uno para ir por un camino vecinal sin asfaltar, ¿llegaré siempre el primero circulando por esta carretera? Seguramente arrancará muy bien, pero al estar diseñado para ir muy deprisa, quizá no soportara muy bien los baches y las piedras que me encontraré por el camino, produciendo roturas y malos momentos al ver que el gasto realizado no me garantiza llegar el primero. De hecho, supone un hándicap simplemente conducirlo.

Por este motivo, viendo como grandes organizaciones comercializan sus productos y servicios basado principalmente en casos de éxito, nos damos cuenta que no todas las empresas requieren los mismos sistemas, mismas herramientas y, menos aún, mismos criterios en los que basar la operativa. ¿De veras hace falta tener un ERP para gestionar tus personas, cuando el principal problema es que el talento se va a chorros porque no entienden la cultura de tu empresa? ¿En serio que necesitamos la implantación de un CRM cuando nuestros comerciales están completamente desprestigiados, desorientados y sin ninguna motivación?

Por este motivo, es fundamental que la dirección de la empresa entienda el objetivo de esta transformación digital. El fin no es introducir tecnología, que está muy bien, sino resolver los retos a los cuales se enfrenta la organización y utilizar la tecnología como el medio o herramienta capaz de hacerlo posible. Es fundamental comprender que la tecnología es un medio para resolver esos retos estratégicos identificados que no nos permiten crecer de la forma que consideramos relevante, o mejorar nuestros procesos o la forma de relacionarnos con los clientes, o lo que es mucho más sencillo, conseguir afinar y optimizar los procesos internos para dar una mejor experiencia a esos clientes que con tanto esfuerzo hemos ido consiguiendo a lo largo del tiempo.

Conocer y comprender los retos de nuestra organización es la base de cualquier tipo de cambio innovador. Quizá en este proceso de transformación digital no se consigan los objetivos que tenía en mente la dirección, sino que por intentar incorporar nuevas soluciones, se pierdan y no se recalibren nuestros procesos y forma de hacer interna, perdiendo en conocimiento que durante tanto tiempo ha sido la base para hacernos diferenciales en nuestro mercado.

Si se desea ser realmente diferencial frente a la competencia, lo primordial no es gastar ingentes cantidades de dinero en sistema ultrasofisticados, sino parar un minuto y ver realmente a los retos que nuestra organización hace frente. Hace en este momento o se entenderá que tendrá que hacer por el entorno tan cambiante y ambiguo al que se enfrenta cualquier organización.

Por estos motivos, la transformación digital debe ser una de las partes que conformen el plan de innovación a los cuales, como empresa se debe hacer frente. No la base ni el fin, sino el camino para conseguir ser realmente aquello que nuestros clientes aprecian.

 

También te puede interesar…

 
Innovación no es sólo tecnología Transformación con las personas Relación innovación y  tecnología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *