Claves del éxito de la transferencia tecnológica

Hay varias claves del éxito de transferencia tecnológica desde los centros de investigación y/o universidades. A continuación se detallan una serie de buenas prácticas que pueden ser relevantes en su implementación.

Debe ser en las últimas fechas, cuando ha coincidido que hemos empezado a trabajar con nuevos negocios que provienen de distintas universidades o de centros de investigación con un gran potencial, pero, que, por distintos motivos, quizá por la experiencia de ver otra tipología de proyectos, creemos que tienen una serie de aspectos que son motivos para que no funcionen en su lanzamiento al mercado.

Clave éxito transferencia tecnológica

Banco de imágenes de Pixabay, analítica de información by xresch

A continuación, se irán desgranando una serie de buenas prácticas que hemos podido reconocer que son muy relevantes para obtener éxito en este tipo de prácticas muy innovadoras y con gran futuro, pero que, en muchos casos, no terminan de concretarse.

  • Equipos técnicos. Hay un error muy común a la hora de transportar los estudios y propuestas de investigación a los distintos mercados, y es la gran cantidad de nuevos emprendedores con perfiles idénticos. Doctores en temas muy específicos se unen para lanzar el nuevo proyecto, sin darse cuenta de que un negocio y su éxito en los distintos mercados requieren de la mezcla de distintos perfiles. Tener personas que sepan de comercialización, de marketing, de financiero, de desarrollo de producto… son fundamentales para que esos estudios tengan un sentido como negocio. Además, cuando uno es doctor, catedrático o similar, sabes muchísimo de un tema, pero no tienes que ser el CEO ni nada similar, porque quizá alguien con otro expertise sabe vender y sacar adelante tu negocio de mejor forma.

 

  • Socios del nuevo negocio. Es un aspecto muy curioso que habitualmente se tiene un poco fuera de los ámbitos de trabajo, pero ha ocurrido en varias ocasiones que son la clave del fracaso. Cuando OTRIs y agentes similares buscan una posible salida a una investigación, quizá es una buena idea buscar empresas de la zona, con problemáticas específicas y con un conocimiento del mercado más amplio (básicamente, porque se brean todos los días con competidores, proveedores o socios) pueden ser un excelente punto para validar si la investigación resuelve este tipo de problemáticas, y, por qué no, convertirse en un socio fundamental para lanzar un nuevo negocio. El tener referencias cuando un negocio sale, conocer el entorno donde se va a desarrollar, involucrarse realmente para que salga el nuevo modelo de negocio puede ser la clave para la subsistencia del nuevo proyecto. De igual forma, si se incorpora el equipo investigador (en el caso de seguir investigando y no querer lanzarse con el negocio) supone otorgar una preponderancia a la investigación, de tal forma que si el desarrollo de la investigación continua, el equipo investigador tendrá una parte de la nueva ventaja competitiva, sin tener que renunciar a su labor investigadora.

 

  • Combinación de talento joven y senior. Quizá esto puede ser algo muy comentado, pero cuando se lanza un nuevo modelo de negocio que suele basarse en un avance técnico o científico muy potente, se requiere tener una buena combinación de atrevimiento con una buena dosis de experiencia. Esto solo se consigue si mezclamos, de forma adecuada y en un equipo de alto rendimiento, distintos perfiles seniors y jóvenes. Incorporar perfiles que ya han trabajado en lanzamiento de nuevos negocios, con conocimientos de mercados internacionales, con la posibilidad de haber podido desarrollar una carrera anterior aporta mucho al negocio y al equipo más joven a desarrollar el talento.

 

  • Metodología de trabajo. No hay fórmulas mágicas para lanzar nuevos negocios. No hay grandes gurús que te puedan contar desde el primer día como se va a desarrollar tu negocio. Requiere un tiempo (y un dinero) y del trabajo de varias personas para validar si la investigación tiene cabida en el mercado real. Quizá muchas de las investigaciones que se hacen tienen sentido para resolver retos existentes, pero requiere de una complejidad de instalación o de conocimiento para las organizaciones clientes que no son viables como nuevos modelos de negocio.

Estas son algunas buenas prácticas que hemos visto relevantes y de éxito en los procesos de transferencia tecnológica. No son las únicas. Son aquellas que hemos visto recientemente y que pueden ayudar a aquellos encargados de agencias como OTRIs de tener éxito en su necesaria actividad.

 

También te puede interesar…

Deep Tech desde la de innovación Innovación no es tecnología ¿Transformación sin innovación?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *