Blog de cocreanet

artículo propios de vivencias y conceptos sobre innovación de interés para empresas y emprendedores.

Nuevos usos para edificios obsoletos en el entorno rural (innovación en lo tradicional parte IV)

El reto de transformar antiguas edificaciones del entorno rural a una nueva vida productiva conlleva abordar desafíos que sin embargo tienen solución.

En la serie “nuevos usos para edificios obsoletos en el entorno rural”, de la que esta es la cuarta entrega (la primera fue una reflexión sobre posibles motivos que llevan al desánimo en los entornos rurales, uno de los cuáles era la existencia de antiguo patrimonio comunitario hoy en estado de abandono), hemos explorado las posibilidades de innovación en el área del arte y la cultura, de la educación y la formación, de la economía y producción local, y del sector primario.

No podemos cerrar la serie sin tratar la innovación social y la vida comunitaria como una grandes generadoras de oportunidades. A por ello…

desafíos innovación rural nuevos usos viejos edificios

Fuente Foto: de Pixabay, by Fabien

Área de Exploración5: Espacios Comunitarios y de Servicios

No por muy recurrido deja de ser interesante reconvertir estos espacios en lugares para el encuentro de la comunidad, eventos sociales y actividades recreativas en general. Aunque este uso no es incompatible con algún otro ya mencionado en el área de la creación artística y la cultura o incluso en el área de educación y / o emprendimiento.

Además, uno de los grandes ausentes en la mayoría de los pueblos es el grupo formado por los servicios de apoyo comunitario (servicios de salud, servicios de bienestar y sociales, asesoramiento en materia de dependencia, integración social, emigración, etc.).

Por otra parte, estos espacios pueden servir como sedes para la organización de programas de inclusión social, redes de apoyo mutuo y cuidados, incluso actividades recreativas o asociadas al bienestar personal.

Área de Exploración6: Espacios Sostenible y de Innovación Social

Hemos dejado para el final un amplio grupo de actividades que pueden estar contenidas en uno de estos espacios y que tienen que ver con la sostenibilidad y la innovación social.

Sería el caso de los programas educativos y divulgativos relacionados con la sostenibilidad y conservación del medioambiente, la exploración de fuentes de energía limpias (comunidades energéticas, por ejemplo), la economía circular, etc.

Y, por el último, el propio edificio puede tomar la forma de una especie de “hub de innovación social”, un espacio dedicado a desarrollar y probar soluciones innovadoras a problemas sociales de la comunidad. Se trata de crear un laboratorio que permita facilitar y poner a prueba proyectos piloto que aborden necesidades específicas como la vivienda, la movilidad, la autonomía, etc.

El desafío de ponerse manos a la obra

Reconvertir gracias a la innovación una vieja construcción rural en un nuevo espacio comunitario no es un cualquier reto. Hay una serie de desafíos que nos van a salir al paso y para los que conviene tener respuesta.

En primer lugar, la financiación. Sería materia de otra serie de entradas al menos tan numerosa como esta. Además de las consabidas ayudas y subvenciones públicas  (por otro lado, absolutamente necesarias cuando además hablamos de localidades con presupuestos tan exiguos), se pueden explorar alternativas como la colaboración público – privada, los fondos de impacto o incluso el crowdfunding. No se nos escape que, en algunos de estos municipios, se están instalando parques fotovoltaicos y aerogeneradores a cambio de importantes desembolsos económicos, es desde luego un camino de financiación (a grandes males…).

Por otra parte, se pueden ensayar modelos que combinen la financiación externa con algún tipo de autofinanciación por la vía de monetizar los nuevos servicios prestados. Por ejemplo, si la construcción lo permite y la comunidad local está a favor, se puede articular un mecanismo de “comunidad energética” (utilizando para placas solares tanto el propio edificio como otros aledaños, públicos y privados) que termine por ser una suerte de “comunidad de aprendizaje”.

Sería materia de estudio, asimismo, el generar una red de alianzas estratégicas con entidades locales (empresas, asociaciones, entidades supramunicipales…) y comarcales o provinciales (universidades, centros educativos en general, parques científicos, centros de innovación empresarial…) que otorguen peso específico y ayuden a consolidar el proyecto.

Y, por último, aunque tal vez lo más importante, es asegurarse el apoyo de la propia comunidad. Pero esto es ya requiere de otra entrada.

Volveremos…

 

Nuestros servicios relacionados​​

Procesos colaborativos Diseño de futuros Acompañamiento

 

 

También te puede interesar…​​

innovación rural nuevos usos viejas construcciones innovación rural viejas construcciones
Nuevos usos para viejos edificios rurales Cristales rotos en entornos rural Cocreación para problemas complejos

 

Marina Fernandez Arroyo

Escrito por Marina Fernandez Arroyo

Desde siempre aspiré a hacer de este un mundo mejor, más justo, más igualitario. Desde COCREANET, la empresa de la que soy socia y fundadora, aterrizo mi propósito en proyectos de innovación, empresarial, social y, ahora también, rural. Un compromiso con las personas y con la sociedad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Suscríbete a nuestro Blog

Si te interesan nuestras historias, suscríbete para recibirlas semanalmente en tu correo

categorias

¿Te hemos ayudado?

Si no te hemos ayudado lo suficiente o tienes un problema con esta temática, contactarnos sin compromiso.