Innovar desde el intraemprendimiento

El intraemprendimiento es una forma que empresas consolidadas pueden utilizar para innovar. El equipo conformado con distintos perfiles y roles que trabajan en la empresa pueden aportar mucha riqueza en la toma de decisiones y en ver multitud de aristas que generan valor a la organización.

Desde que empezamos nuestra vida laboral, hemos trabajado en todo tipo de empresas antes de hacer realidad nuestra idea. Empresas con más o menos tecnología, con pocos o muchos trabajadores, con delegaciones solo en España o con multitud de sedes internacionales. En todas ellas, había unos compañer@s (siempre éramos de este tipo) que un jefe llamó en algún momento “los imprescindibles”. ¿Quiénes son est@s y qué hacían? Buenas preguntas a las que cualquier directivo o socio de una empresa se debe contestar.

Innovar intraemprendimiento

Banco de imágenes de Pexels, Ciudad amanecer en moda hombre de Niko Twisty

Estos “imprescindibles” son aquellos a los cuales los retos no le asustan. Donde muchos se esconden, ellos aparecen y son capaces de dar una respuesta, por complicada que sea, a los retos que surgen en cualquier momento. Comerciales, técnicos, administrativos, operarios o hasta algunos directivos son conocidos por su buen talante y ganas de afrontar los “marrones” que aparecen. Antes nos llamaban en algunos casos “francotiradores” en el buen sentido cuando salen las cosas bien.

Emprendedores dentro de una organización

 

De forma independiente al resultado, estas personas no afrontan estos retos como un problema, sino como una oportunidad. Es la forma de probarse a sí mismos de lo que son capaces de hacer. El simple hecho de ver hasta dónde se puede llegar ya supone un éxito. Aprender, ver y hacer cosas nuevas, probar nuevas experiencias supone un aliciente mental. Es la oportunidad de salir de la rutina para ver cómo su zona de confort queda atrás y se abren ante ellos multitud de nuevas ideas. Quizá haya un afán por aprender o por desarrollarse como mejor profesional. Dependerá de cada uno que lo desee entender.

Con mucha asiduidad, a estos “imprescindibles” no se les suele dar la importancia que merecen, pero hay algunas organizaciones que ya han comenzado a aprovecharlos de otra forma. Si se enfrentan a retos internos, con pocos recursos y con resistencia al fracaso, se les asemeja a emprendedores, por lo que se ha creado el concepto de intraemprendedor. Por resumir, consiste en solventar un reto de la organización aplicando todos los recursos a su disposición. Eso, ni más ni menos, es un objetivo prioritario de cualquier empresa y su impacto en el negocio es la base de la innovación.

Dar herramientas y mentalidad adecuada para alcanzar el éxito

 

Si lo tomamos de esta forma, aparecen los famosos programas de intraemprendimiento, donde se les dan todas las herramientas y forma de pensar adecuada para afrontar su nueva labor. Aplicar metodologías adaptativas para ir incorporando los aprendizajes validados (de aciertos y de errores) con el menor consumo de recursos posible, será la principal tarea por desarrollar. Nadie mejor que nuestros propio colaboradores, con un conocimiento muy profundo de nuestro negocio, pueden generar soluciones de alto impacto. Estos retos que asumen van desde mejoras operativas de nuestra cadena de valor a lanzamiento de nuevas líneas de negocio. Todo cabe si se genera un aumento en ventas o reducción de costes.

Este hecho supone cambiar la cultura de muchas organizaciones consolidadas. Si muchas de las empresas están orientadas a la optimización de recursos, este tipo de propuestas se deben cuantificar de otra forma, ya que el fallo está dentro del proceso. Por este motivo, es conveniente que el equipo o grupo de personas que formen parte del equipo estén fuera del entorno normal de trabajo. Si un bebé aprende cayéndose, ¿por qué nuestro reto va a ser distinto? No hay forma de aprender nuevas cosas si no asumimos el fallo. Por este motivo, los procesos de intraemprendimiento, en sus distintas versiones, deben enfocarse, en primeras fases, fuera de las operaciones habituales de la empresa. Validemos, probemos, volvamos a probar y cuando lo tengamos más o menos claro, incorporémoslo para aportar valor a la compañía.

Como resumen, fomentar el talento emprendedor de los colaboradores de una organización es una forma muy adecuada de desarrollar proyectos innovadores. Utilizar el talento interno como la forma de hacer de un nuevo negocio hacen de los intraemprendedores una de las bazas adecuadas para innovar en tu empresa. ¿Qué estás esperando para dar una nueva motivación a tus “francotiradores”?

 

También te  puede interesar…

Innovación en la empresa consolidada Indicadores de innovación Con mi pequeña maleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *