¿Cuáles son los principales problemas al desarrollar programas innovación abierta?

Al desarrollar un programa basado en innovación abierta, hay una serie de problemas que son recurrentes. Muchos de estos retos se repiten una y otra vez, independiente del mercado, sector o estadio de los participantes. Os vamos a comentar aquellos que nuestra experiencia nos ha demostrado más habituales.

Siempre es una pregunta recurrente, pero no por ello poco relevante. ¿Qué problemas surgen en proyectos de innovación abierta? Desde grandes corporaciones a proyectos recién fundados, todos consultan de forma habitual si la posibilidad de desarrollar innovación con terceros tiene riesgos. La respuesta siempre es la misma: Sí los tiene y sus problemas no suelen venir de compartir información y conocimiento, sino de otros aspectos que son necesarios aclarar desde un principio. Es un tema que nos encanta y ya lo hemos desarrollado en distintas conferencias y en algunas otras entradas de blog.

Problemas innovacion abierta

Banco de imágenes de Pexels, Tomados de la mano de Kat Smit

En este post nos vamos a ceñir en la colaboración entre empresas consolidadas con otros proyectos empresariales. No queremos entrar en el concepto puro que Henry Chesbrourg, quien definió la innovación abierta como un proceso donde empresas, estado y universidades colaboran. La idea es ampliarlo y definirlo como más comúnmente lo percibimos en reuniones con clientes de todo tipo y estado.

 

 

Innovación abierta y sus problemas de partida

 

Hay varios puntos que son relevantes pensar por parte de los responsables de las empresas o proyectos que desean lanzarse a colaborar en un proceso de innovación abierta.

¿Quiero compartir con terceros mi conocimiento sobre un reto?

Si estoy desarrollando un proceso de innovación sobre un proceso que me hace diferente a la competencia de mi mercado, ¿estoy dispuesto a compartirlo? Supone que el know-how diferencial va a estar accesible a terceros y quizá, la Dirección, aunque existan firmados NDA o acuerdos de confidencialidad, no esté por la labor.

¿Qué aporta el tercero a mi reto?

Cuando se decide desarrollar innovación con un tercero, ¿tenemos claro cuál queremos que sea su aportación? ¿sabemos qué nos puede aportar para dar una respuesta adecuada a un reto? Si la idea es desarrollar una nueva propuesta, se debe valorar si el aporte del tercero va a ser diferencial sobre lo que tenemos actualmente. Este elemento puede ser desde conocimiento y su implementación, comercialización o incluso, algún activo físico que nos pueda resultar relevante para poner en marcha una nueva propuesta de solución.

¿Tiene impacto en mi estrategia de empresa?

Si el planteamiento estratégico de cualquier línea de negocio pasa en algún punto con el alcance del proceso basado en innovación abierta, suele suceder que hay flecos que tienen algún impacto en mi estrategia. Proyectos que surgen y que chocan con otros procesos estratégicos de uno de los participantes suelen ocurrir y generan un traspiés inesperado.

Innovación abierta y sus problemas de desarrollo

 

Si hay problemas encontrados desde el proceso de planteamiento, también existen otros retos a superar durante el desarrollo de la colaboración conjunta.

¿Tengo recursos asignados para desarrollar el proceso de trabajo?

Siempre tratamos de explicar que la innovación, enfocada fuera de su entorno glamouroso, requiere de mucho trabajo. Si se trabaja con un tercero en el desarrollo de un proceso de innovación conjunta, se deben poner los recursos necesarios a disposición del proyecto para que por ambas partes se genere una buena dinámica de trabajo. De esta forma, se evitan bloqueos con su impacto en planificaciones e involucración de los participantes.

¿Qué pasa con los inconvenientes?

Si la innovación se enfrenta con la incertidumbre, ¿qué va a suceder si nos encontramos con imprevistos? Situaciones no controladas, entornos cambiantes, nuevos alcances que surgen en procesos de validación… pueden producir situaciones que pueden llegar a generar un mal ambiente en el equipo de trabajo. Quizá sería bueno tener un buen seguimiento para que los responsables de las tomas de decisión, sepan a qué carta quedarse.

¿Y si no congeniamos?

Cuando se comienza un proceso de innovación abierta, con objetivos y alcances claros, no se tienen en cuenta que hay personas detrás de todo. Las relaciones personales, situaciones laborales o incluso malentendidos pueden generar que la comunicación y el desarrollo del proyecto sufran por estas causas. Es fundamental comprender que somos personas que trabajan en organizaciones, con distintas culturas, criterios y casi siempre, con distintos objetivos.

 

Estos problemas que se han identificado son típicos, aunque hay muchos más que no están aquí reflejados. Cada proyecto, cada empresa y cada situación deben tener a profesionales que entiendan y tengan claro cómo se va a desarrollar, con una planificación establecida y con unos alcances claros. Es entender el campo de trabajo, aunque cuando un proyecto de este tipo se lanza, nunca se sabe cómo se va a desarrollar. Por eso sigue siendo innovación y se enfrenta a la incertidumbre. Como decía Joe Strummer, “The future is unwritten”. ¿Os atrevéis a escribirlo vosotros?

 

También te  puede interesar…

Ecosistemas de innovación en empresas Open innovation, sus ventajas ¿Por qué aceleración corporativa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *