Aprendizajes desde la crisis de COVID-19. Aprender a gestionar procesos exponenciales

Con esta crisis causada por el COVID, hay algo que necesariamente se va a tener que reevaluar en entornos de toma de decisión ante procesos evolutivos en tiempo. No todos los procesos son lineales y las decisiones deben conocer si la evolución es lineal o crecimientos exponenciales.

 

En estos días, donde parece que nunca acaba este confinamiento, nos ha permitido ver en retrospectiva todo lo que ha estado sucediendo y viendo como las situaciones, planteamientos e incertidumbres que se presentaron cuando comenzó todo esto se han ido desarrollando.

Reflexionando sobre el impacto

Ha habido muchos, como los que se comentaron en la entrada anterior donde se hablaba de la incertidumbre que se ha generado con tecnologías incipientes, o ante situaciones nuevas e incontrolables, o como ponían algunos analistas del Real Instituto Elcano sobre confianza y predicciones donde se trataba de entender cómo esta incertidumbre afectaba a planteamientos predictivos, como son los macroeconómicos.

Foto: banco de imágenes de Pexels, Campo de trigo by Pexels

Pero quizá, uno que fue muy discutido, traducido, promocionado e incluso tomado como referente en algunas de las múltiples discusiones, ha sido este gran artículo de Tomas Puello sobre cuándo actuar que nos contaba, al comienzo de la crisis, cómo se iba a producir el proceso de contagio basado en los datos producidos en China y su extrapolación al resto del mundo. Fatalmente, se han ido cumpliendo todas y cada uno de sus comentarios, y el principal motivo, en nuestra opinión, ha sido la falta de comprensión de procesos exponenciales. Pero no se va a centrar el resto de entrada en su forma de medir, ni en su impacto, sino en comprender en el proceso para poder entenderlo en el futuro.

Exponencialidad frente a procesos lineales

Como se puede ver en las gráficas del anterior documento, la expansión del virus se desarrolla siguiendo un patrón visual de “palo de hockey” en su representación gráfica que relaciona tiempo y número de infectados. Este patrón nos indica que su proyección es exponencial, atendiendo a un gran incremento basado en lo que los físicos y matemáticos llaman coeficiente de viralidad.
Habitualmente, en gráficas y evoluciones más habituales, las personas hablamos de procesos lineales (donde el coeficiente de viralidad es menor a 1), de tal forma que se puede entender de una forma sencilla y comprensible, ya que las evoluciones en el tiempo no son tan incrementales. ¿Pero qué sucede cuando se produce un proceso exponencial? Se genera un aumento muy lento en un principio, pero cuando la curva empieza a crecer, su nivel de crecimiento es difícilmente entendible y comprensible para las mentes habituadas a pensar de forma lineal.
Como ejemplo, nos gusta recordar el proceso de evolución en la descodificación del ADN. En este proceso, durante los 5 primeros años se avanzó muy lentamente (se llegó a descifrar el 1% en 5 años), pero luego, su evolución fue tan rápida que se consiguió descifrar el resto en apenas 3 años y medio más.

Exponencialidad en innovación

Este proceso exponencial sucede en algunas ocasiones y genera una disonancia en los planteamientos lineales habituales. Estos procesos, en los primeros pasos son más lentos de evolución, ya que requieren tener un volumen crítico de crecimiento. De esta forma, parece que el proceso no evoluciona de forma constante, pero a partir de cierto punto, el crecimiento empieza a aumentar y se generan aumentos desproporcionados y de muy rápida evolución. Estos suceden con los negocios exponenciales, donde los incrementos de usuarios, de servicios y por supuesto, en facturación y en rendimiento económicos se escapan de los parámetros habituales, casos tales como Airbnb, Uber, etc.… y con conceptos de la Singular University como son la exponencialidad como base de negocios basados en la abundancia.
Esta exponencialidad y su evolución en su patrón de “palo de hockey” se produce, cuando se hablan de negocios, cuando se cumple una característica, como es la facilidad en la escalabilidad, elemento fundamental en la valoración de inversiones de nuevos negocios, ya que la tecnología, como la proximidad o viralidad de un virus como el COVID-19 son capaces de realizar.
Como conclusión, comprender los procesos exponenciales ante el mundo que se nos avecina puede ser fundamental para entender avances y procesos que causan tendencias muy rápidas e impredecibles con apenas signos previos.

 

También te puede interesar…

Aprendizajes COVID jefe producto Planificación en tiempos de COVID Diseño de futuros impacto COVID

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *