Tecnología como palanca de innovación

Sin ser la única propuesta posible, es cierto que la tecnología se está convirtiendo en una palanca de innovación muy potente. Cambios y desarrollos de nuevas tecnologías, más las nuevas posibilidades basadas en investigación pueden convertir los retos de innovación en algo accesible para las organizaciones.

Para aquellos que no están dentro del mundo de la innovación, la tecnología y sobre todo, las tecnologías de la información se han convertido en muchas ocasiones en lo que muchos entienden como innovación, cuando no es más que un medio para poder afrontar cualquier reto complejo que se enfrenten como empresa.

Transformación tecnológica e innovación

Este paralelismo comentado con anterioridad está realizando una confusión en aquellas organizaciones que entienden la transformación tecnológica en innovación. Es lógico, pero es muy importante entender que la tecnología es un medio para conseguir cosas, pero no es el fin. Es curioso ver a startups centradas en la venta de soluciones tecnológicas de tendencias (IoT, biotecnología, blockchain…) cuando lo primero de todo es entender qué problema resuelven que realmente tenga impacto en el negocio, en las personas o incluso el medio ambiente.

Tecnología palanca innovación

Banco de imágenes de Pexels, Afterglow beatiful crescent moon by luizclas

Esta confusión se genera de forma habitual con los proveedores tecnológicos, no validando aquella cita tan habitual en aquellos años donde se desarrollaba el software más a medida. “No vale de nada informatizar el caos” ahora, cada vez más, se analiza como un criterio muy relevante. Antes de definir un proyecto, se debe entender el reto (normalmente un problema complejo) ante el cual, la organización debe buscar una solución que generará otros problemas complejos y casi siempre, basado en conocimientos técnicos por parte de los integrantes del equipo encargado de resolver el reto, problemas complicados que las distintas tecnologías pueden resolver, con mayor o menor complejidad.

Avances tecnológicos como herramientas para resolver retos complejos.

Aunque lo comentado en el punto anterior siempre ha sido considerado como un criterio básico, tal y como se puede leer en nuestra entrada de problemas complejos y complicados, hay un aspecto básico a repetir y entender en este tipo de propuestas. Entender hasta qué punto y el nivel de madurez de una propuesta tecnológica, así como poder entender otras soluciones a distintos retos utilizando nuevas tecnologías pueden ser fundamentales para resolver problemas complejos o situaciones presentadas en las distintas organizaciones.

Estos avances, así como las propuestas de solución a retos complicados, pueden ser una palanca muy importante para desencadenar la conciencia de necesidad o de mejora ante una situación, generando el reto complejo que la innovación debe resolver. Si tras este, el equipo con la autoridad para decidir la solución lo considera adecuado, se generará un proyecto tecnológico, en el cual, el nivel de innovación no será muy elevado.

Ahora bien, en el caso de utilizar una nueva tecnología, sin otros antecedentes en el sector o en su base para sustentar un modelo de negocio, pueden conseguir que tras afrontar el reto complejo de resolverlo y con su utilización en la implementación (siempre, en estos casos, se enfrenta la solución a resolver uno o varios problemas complicados, además de otros de menor alcance de tipo complejo) pueden generar una propuesta disruptiva capaz de desordenar un mercado existente, incluso, generando un nuevo mercado o resegmentando el mercado anterior.

Por ello, como resumen, entender la innovación como algo diferenciado a la tecnología es básico para conseguir mejorar la eficiencia de organizaciones o personas, pero si realmente se desea generar un cambio de impacto, un proceso de disrupción, es necesario afrontarlo como un reto de innovación basado en su resolución en un proceso de problema complejo. Si simplemente se utiliza tecnología, optimizará la situación actual, siempre y cuando no sea un caos.

 

También te puede interesar…

Innovación  no es sólo tecnología Relación innovación y tecnología Abundancia en innovación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *