Blog de cocreanet

artículo propios de vivencias y conceptos sobre innovación de interés para empresas y emprendedores.

Innovación y su impacto en el paisaje

Si vemos los paisajes de cada territorio, más de un 90% está definido por las personas, de manera que la innovación y la cultura de cada zona nos generan que podamos disfrutar de vistas moldeadas por la sostenibilidad y el impacto de los humanos.

 

Charlando y escuchando muchas ponencias sobre innovación y la cultura de las organizaciones, daba por hecho una serie de aspectos que, tras pensar en ideas y planteamientos, se me han cambiado radicalmente. Una de ellas reconozco que me ha dado por pensar e incluso, escribir esta entrada de blog y tiene que ver con la cultura y la innovación desde el comienzo de los tiempos y su impacto en nuestras propias vidas.

Foto: banco de imágenes de Pixabay, by wobogre

Foto: banco de imágenes de Pixabay, by wobogre

Si viajamos por las maravillosas sierras y tierras de Jaén veremos multitud de olivos. Si lo hacemos por Rioja, por nuestra Ribera del Duero o por tierras de La Mancha, el paisaje lo tiñen de verde multitud de viñas. Las maravillosas vistas de multitud de tonos verdes de Asturias, Galicia, Cantabria o Euskadi nos lo dan los espacios para pastos de vacuno o de campos de alfalfa, en diversos estados de crecimiento. Ni qué decir las grandes plantaciones de cereales de ambas Castillas y sus tonos a lo largo del año…Todos ellos, en su mayoría, han sido generados por las personas.

Los paisajes se generan basados en la sostenibilidad de las personas

 

Estos paisajes, en su conjunto, se han generado por las personas a lo largo de multitud de años. Conseguir generar un entorno donde se aprovechan los recursos de forma sostenible ha sido su principal prioridad. En una comparación muy sencilla, ¿no hacemos la misma transformación en nuestras organizaciones para hacer sostenibles nuestros proyectos? La innovación consiste en resolver retos (en este caso, la alimentación y apuesta de vida de las personas) utilizando la creatividad y el conocimiento. Este proceso es el que nuestros antepasados desarrollaron a la perfección.

Aprovechar los climas con sus precipitaciones de lluvia, la calidad de cada uno de los terrenos y las adaptaciones de plantas y animales para sobrevivir en estos entornos nos moldea el paisaje y genera culturas asociadas a ello. Desde economías de secano, con una austeridad casi total ha generado formas de comportamiento que sus descendientes mantienen. Este mismo hecho lo podemos encontrar en las culturas de las organizaciones de mercados maduros donde los márgenes son muy pequeños y hacen de la austeridad, la base de su cultura.

El afán por mejorar y resolver los retos vitales son el mejor ejemplo de innovación

 

Si, además, nos ponemos a investigar un poco sobre cómo eran estas tierras y su evolución durante los años y siglos anteriores, se puede comprobar cómo se han ido transformando y cambiando basados en el mero hecho de optimizar su rendimiento. No hay nada más que ver los frutales de diversas zonas que generan un mayor beneficio para sus habitantes basados en el conocimiento de los regadíos traídos desde lejos. Este conocimiento ha cambiado el entorno basándose en el mero hecho de aplicar dicha mejora a sus tierras, consiguiendo cambiar y mejorar las condiciones de vida.

Además, todo ello ha generado una cultura en las personas que viven en estos entornos. Esta cultura, esta forma de desenvolverse con un conocimiento en la mayoría de los casos oral y con escasas muestras de formalidad, se convierte en la mayor riqueza que tienen todos los entornos. Aprender cómo mejorar la calidad de las cosechas, ver la vía de criar mejor a sus animales domésticos, como son los distintos ganados. Con todo, esta cultura ha ido cambiando. Adaptándose de manera que sea la más adecuada y mejor para relacionarse con el entorno y las personas que lo conforman. Es el mejor ejemplo y más real de como la innovación y la cultura se adaptan y se optimizan para mejorar la vida de los pobladores.

Pocos son los que dudan, pero entender cómo la innovación cambia el entorno y lo hace mejor, generando e incorporándose a la cultura de sus habitantes es el mejor reflejo de los cambios que las organizaciones deben hacer. Hay muy pocos grandes paisajes sin cambiar por las personas. Pocos espacios sin aprovechar para hacer un entorno sostenible, mantenible y adaptable, y los paisajes pueden ser un gran ejemplo.

 

Nuestros servicios relacionados​​

cocreación intraemprendimiento Agile HR

 

También te puede interesar…

​​

innovación vida personas Revolución IoT en entornos agro Lean Startup entornos tradicionales
Santiago Cantalapiedra Alcoceba
Escrito por Santiago Cantalapiedra Alcoceba

Fundador Cocreanet. Mesetario errante de cepas viejas. Curioso por naturaleza. Aplico innovación en entornos empresariales y sociales, con especial foco en estrategia, tecnología y comercialización. Doy puntos de vista diferentes ante retos complejos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro Blog

Si te interesan nuestras historias, suscríbete para recibirlas semanalmente en tu correo

categorias

¿Te hemos ayudado?

Si no te hemos ayudado lo suficiente o tienes un problema con esta temática, contactarnos sin compromiso.